OPINIÓN

Fernando SANS RIVIÈRE
ÓPERA ACTUAL 201
(ABRIL 2017)
 
La noticia llegaba durante la presentación de la nueva temporada 2017-18: por fin el Patronato de la Fundación del Gran Teatre del Liceu, en el que están representadas las administraciones públicas, la Sociedad del Gran Teatre y los mecenas, ha aprobado hacerse cargo de un déficit de unos cuatro millones de euros acumulado durante los años más duros de la crisis económica. Dicha cantidad se irá incluyendo proporcionalmente en el presupuesto de las temporadas que van de 2017 a 2021. El director del coliseo, Roger Guasch, culminaba así eficazmente una labor compleja y traumática de adelgazamiento de la estructura y personal del Liceu para adaptarlo a unos presupuestos en los que cada vez son más importantes los recursos propios y el mecenazgo.
 
Concluye así, in extremis, el plan de viabilidad 2014-17 y se inicia un nuevo plan estratégico en el que se busca el predominio de la calidad artística manteniendo el equilibrio presupuestario. Una nueva etapa que se inicia con la temporada 2017-18 presentada por Christina Scheppelmann, en la que destacan la calidad de los repartos, la variedad de títulos y el cuidado en la incorporación de cantantes jóvenes. En este sentido destaca la obra inicial del curso, una sencilla y divertida producción de Emilio Sagi de Il viaggio a Reims del Festival de Pésaro que contará con una mezcla de cantantes consolidados y jóvenes promesas del canto. Una temporada con un toque estadounidense –por directores musicales y de escena– que cuenta con nueve títulos escenificados, dos de ellos reposiciones de producciones de la casa como L’elisir d’amore de Mario Gas y La favorite de Ariel García Valdés, con tres nuevas coproducciones: El demonio de Rubinstein –con el Helikon, Nuremberg y Burdeos–, Manon Lescaut –con Nápoles y Valencia– y Roméo et Juliette –con la Ópera de Santa Fe–; esta última con dirección musical del titular de la casa, Josep Pons, que también estará a cargo de un Tristán e Isolda alquilado a la Ópera de Lyon con dirección de escena de Àlex Ollé. Dos títulos dirigidos por Pons que servirán para dar un nuevo impulso a la Simfònica del Liceu, otra de las grandes apuestas del Teatro que está viviendo una importante transformación, como explica en profundidad el propio maestro en este número.
 
Una mejora que merece toda laatención y los esfuerzos posibles para redundar en esa calidad artística tan anhelada. El Liceu ofrecerá además otras producciones alquiladas de títulos tan sugestivos como Un ballo in maschera proveniente de Toulouse y Nuremberg, que inaugura la temporada, o Andrea Chénier del Covent Garden con el debut escénico de Jonas Kaufmann en el Liceu. Cuatro son las óperas en concierto, todas con excelentes repartos –destacando Poliuto con Kunde y Radvanovsky, Attila con Abdrazakov y Pirozzi– más una extensa lista de grandes intérpretes, de Domingo a Hvorostovsky, Álvarez, Lungu, Chausson, Beczala, Théorin, Pratt, Garifullina o Monastyrska.
 

 
Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00