Teatre Principal
Verdi MACBETH
Darío Solari, Maribel Ortega, Rubén Amoretti, Arseny Yakovlev, Natalia Salom, Antoni Lliteres, Joan Miquel Ribot. Dirección: Andrés Salado. Dirección de escena: Elena Barbalich. 5 de marzo de 2017.
 
Dos escenas de Macbeth en Palma de Mallorca © Teatre Principal / Marga Villalonga
 
 
Se abrió la corta temporada mallorquina –esta vez, solo tres títulos– con esta gran tragedia verdiana, con un éxito moderado y una corrección global que no dejó de sorprender por la grandeza y dificultad del título. La producción, convincente, provenía del São Carlos de Lisboa con la firma de Elena Barbalich, que basa su idea en el vestuario y el movimiento escénico –a menudo un tanto lento– y en una iluminación que, incluso abusando de la oscuridad, consiguió grandes efectos.
 
Darío Solari dio vida al malvado rey escocés, metiéndose en la piel del personaje desde el principio, tanto vocal como escénicamente, y creciendo hasta un gran momento emocional en “Pietà, rispetto, amore”. Muy notable Rubén Amoretti como Banquo, rol al que aportó una voz de bajo casi nobile; aprovechó con inteligencia su gran momento, “Come dal ciel precipita”, al igual que hizo el interesante Macduff de Arseny Yakiolev con “Ah! La paterna mano”.
 
Si hay una ópera en la que el público espera gran expresión de sentimientos por parte de la soprano es sin duda esta. Cuántas expectativas detrás de la brutta voce exigida por el Cisne de Busetto, a su vez admirador del de Avon. La presencia en el cartel de Maribel Ortega –elegida mejor voz de la temporada 2016 por los Amigos de la Ópera de Palma por su magnífica Abigaille– presagiaba una buena Lady Macbeth, no tanto por la belleza del timbre o por poseer una voz más lírica que la exigida por el personaje, sino por su extensión y volumen. Pero la cantante estuvo más bien regular en este complejo compromiso: aun con buenos momentos en la zona central de su tesitura, la escena de la carta pasó sin pena ni gloria, con una irregular emisión en el grave y el agudo. La temible Lady Macbeth se resistió a asomarse hasta que llegó un gran momento en “La luce langue”, para volver a desaparecer a continuación.
 
El coro de la casa, que ya tiene acostumbrado al público a su buen hacer actoral y canoro, brilló a lo grande en el final del primer acto y en un escalofriante “Patria oppressa!; en el resto de la noche estuvo algo más errático. Del resto del cast cabe destacar la profesionalidad y eficacia de Natalia Salom, Antoni Lliteres y Josep Miquel Ribot. Brillante la orquesta de principio a fin, esta vez a las órdenes de un Andrés Salado de batuta impecable y extremadamente atento a la multitud de espectros sonoros que ofrece la obra. No perdió ni un momento las riendas del conjunto, consiguiendo un buen resultado en una velada que, sin embargo, no subirá hasta los primeros puestos en el ranking de la historia operística de la isla. * Pere BUJOSA
 

 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00