Washington National Opera
Blanchard CHAMPION
Arthur Woodley, Aubrey Allicock, Denyce Graves, Victor Ryan Robertson, Wayne Tigges, Frederick Ballentine, Leah Hawkins, Meredith Arwady, David Blabock, Samuel Grace, Andrew McLaughlin, Joe Orrach. Dirección: George Manahan. Dirección de escena: James Robinson. Kennedy Center, 4 de marzo de 2017.
 
Champion, de Terrence Banchard, subió al escenario del Kennedy Center © Washington National Opera / Scott Suchman
 
Como viene siendo habitual en las últimas temporadas bajo la dirección de Francesca Zambello, la Washington National Opera presentó una propuesta abierta a nuevos géneros, en este caso el jazz. Champion es la primera incursión en la ópera del compositor Terence Blanchard, más conocido por su música para cine, y en concreto por sus colaboraciones con el cineasta Spike Lee. La obra, encargada por la Ópera de San Luis y estrenada en 2013, discurre alrededor del dramático episodio biográfico de los boxeadores Benny The Kid Paret y Emile Griffith. En 1962, en su tercer encuentro, Griffith, provocado por los insultos de “maricón” del cubano Paret, golpeó con tal brutalidad a su oponente que este entró en coma y falleció a los pocos días. El libreto de Michael Cristofer se recrea en la biografía de Griffith, relatando en paralelo una dura infancia marcada por el abandono de su madre, su carrera fulminante en el boxeo en los años de juventud en Nueva York y la vejez ensombrecida por la demencia. El drama adquiere una mayor dimensión con el debate interno del anciano Emile, torturado por una escondida homosexualidad y por el remordimiento de la muerte de Paret.
La producción de James Robinson aprovechó bien el enganche teatral de la ópera, apoyándose en atractivas proyecciones visuales de los encuentros en el ring o escenas cotidianas de Nueva York, y multiplicando verticalmente los espacios del escenario para dar cabida al personaje anciano, al joven adulto y al niño simultáneamente. No faltó colorido en las escenas reminiscentes de la infancia de Emile en las Islas Vírgenes o en el bar Hagan’s Hole, frecuentado por homosexuales. La música de Blanchard se movió con fluidez en los pasajes más jazzísticos –con cuarteto de jazz incluido en la orquestación de la obra–, pero un tanto encorsetada y repetitiva en lo operístico.
Vocalmente destacó la sólida interpretación y bellísima voz del bajo Arthur Woodley como el viejo Emile Griffith. El bajo-barítono AubreyAllicock resolvió de manera convincente al joven Emile y el niño soprano Samuel Grace aportó el color necesario para el infante Emile. En los papeles femeninos la veterana Denyce Graves fue protagonista de una emotiva aria acompañada por un solo de contrabajo como la madre de Emile, pero la interpretación más brillante recayó en la joven soprano Leah Hawkins, en la actualidad partícipe del programa de jóvenes cantantes Domingo-Cafritz, que dio vida a Cousin Blanche y Sadie Griffith. Destacable la participación del tenor Victor Ryan Robertson como Paret (padre e hijo) y seguros en proyección e interpretación Frederick Ballentine (Luis Griffith) y David Blalock (Ring Announcer). El bajo-barítono Wayne Tigges, forzado por enfermedad a abandonar la interpretación vocal en el curso del primer acto, continuó, sin embargo, de manera loable su interpretación en escena del personaje de Howie Albert, cubierto vocalmente desde un lado del escenario por el barítono Samuel Schultz. George Manahan estuvo acertado en su debut ante la orquesta de la WNO. * Esperanza BERROCAL

 
Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00