Gran Teatre del Liceu
Massenet THAÏS
Plácido Domingo, Nino Machaidze, Celso Albelo, Damián del Castillo, Marc Pujol, Sara Blanch, Marifé Nogales, María José Suárez, Mercedes Arcuri. Dirección: Patrick Fournillier. V. de concierto, 1 de marzo de 2017.
 
Plácido Domingo y Nino Machaidze, Athanaël y Thaïs en Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Antoni Bofill
 
Las últimas ocasiones en que se ha ofrecido Thaïs de Massenet en el Gran Teatre del Liceu ha sido en versión de concierto. La anterior, en 2007, supuso el debut en el coliseo barcelonés de Renée Fleming, quien debía haber estado acompañada por Thomas Hampson pero que canceló por problemas de salud siendo reemplazado por Franck Ferrari. Además, en esa ocasión se contó en el reparto con los españoles, José Bros y Stefano Palatchi, con Andrew Davies en el podio en dos veladas de gran éxito. En esta ocasión la pareja protagonista estuvo formada por Plácido Domingo, que asumió el papel del barítono –el personaje Athanaël–, y Nino Machaidze, junto a la que el artista madrileño ya había cantado este rol hace dos años en Los Ángeles y también, siempre en 2012, en el Maestranza de Sevilla. Una vez más, Domingo no defraudó al numeroso público que llenó el teatro barcelonés gracias a una gran actuación vocal y dramática, ofreciendo una emisión –con gran volumen– de gran calidad, intensidad y temperamento, muy acorde con el complejo personaje del monje cenobita que el cantante supo manejar con gran sabiduría e intención escénica a pesar de ofrecerse las ópera en versión de concierto. A su lado brilló con luz propia la aterciopelada y bella voz de la soprano georgiana, ahora más madura y de timbre más lírico que en sus anteriores visitas al Liceu en Il turco in Italia (2013) y La fille du régiment (2010). Machaideze es una intérprete muy atractiva que da perfectamente el papel y que supo sacar toda la magia del personaje gracias a un gran control y calidad en el registro agudo, aunque evitó las notas extremas con las que se acostumbra decorar el personaje.
Ambos estuvieron acompañados por el estupendo Nicias del tenor canario Celso Albelo, de voz elegante y emisión muy redonda, y por el más que remarcable Palemón de Damián del Castillo, que cantó su personaje con excelencia. De las esclavas de Nicias hay que destacar la cuidada línea de canto y la afinación de la debutante Sara Blanch como Crobyle y la expresividad de la Myrtale de Marifé Nogales. Adecuado el resto del reparto.
Especial mención merece el trabajo del Coro del Gran Teatre del Liceu en una partitura en la que tiene un gran protagonismo, muy bien preparado, y con gran acierto en la expresividad, por Conxita García. En el podio, el director francés Patrick Fournillier, especialista en Massenet, ofreció una lectura emotiva e interesante de una ópera que no es de las más destacadas del repertorio francés. La excelente y famosísima “Méditation” fue muy bien resuelta por el concertino Kai Gleustenn. La obra fue muy bien recibida por un público que abarrotaba el Liceu y que aplaudió con profusión a sus protagonistas. * Fernando SANS RIVIÈRE
 

 

 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00