CRÍTICAS

The Metropolitan Opera
Dvorák RUSALKA
Kristine Opolais, Brandon Jovanovich, Katarina Dalayman, Jamie Barton, Eric Owens.
Dirección: Marc Elder. Dirección de escena: Mary Zimmerman. 17 de febrero de 2017.
 
Kristine Opolais, Rusalka en el Met © Metropolitan Opera / Ken Howard
 
Esta producción es la cuarta propuesta teatral concebida por Mary Zimmerman para el Met, creada con la expectativa de que la idealización por parte de la regista del mito que inspiró a Rusalka lograría el triunfo que hasta ahora el escenario operístico neoyorquino le había negado. Sin embargo, una vez más, la ecléctica y esencialmente confusa imaginación de Zimmerman dio como resultado un infantilizante y somnoliento montaje que tampoco encontró demasiado apoyo en la pesada lectura musical de Marc Elder, quien consiguió que la Orquesta del coliseo sonara opaca y poco equilibrada. Visualmente el primer acto posee muchos elementos positivos, incluyendo un hermoso árbol sobre el cual Rusalka sueña con convertirse en humana y una realista luna a la cual le canta, pero el olvidable ballet del segundo, firmado por el coreógrafo Austin McCormick, y el balde de plástico con agua para refrescar al Duende fueron casi una broma, mientras que en el tercer acto todo resultaba completamente inconexo e incomprensible situándose la acción en una especie de teatro abandonado.
 
Si las voces hubiesen sido las mejores de cada cuerda para las requeridas por la partitura el resultado podría haber sido más positivo: desafortunadamente, no fue el caso. En el rol titular, Kristine Opolais, a quien no se le pueden discutir sus dotes histriónicas y su soltura escénica, aportó desgastados recursos vocales que se notaron especialmente en una decepcionante Canción a la luna. Brandon Jovanovich posee el porte y físico ideales para el papel del Príncipe, y si bien su interpretación vocal fue ganando seguridad –valientemente– a lo largo de la función, no llegó a tener el impacto estilísticamente heroico requerido.
 
A Eric Owens le faltaron graves y emoción a su interpretación del Vodnik en un ridículamente estilizado traje de Rey-sapo. Katarina Dalayman se entregó por completo al rol de la Princesa Extranjera aportando un voluminoso y rígido timbre de soprano demasiado corto de agudos, viéndose, además –y desgraciadamente–, mucho mayor que el Príncipe. Los resultados artísticos fueron mucho más aceptables en los roles secundarios, con Anthony Clark Evans como el Cazador, Daniela Mack como el Mozo de cocina y Alan Opie como el Guardabosque, sin olvidar a los tres excelentes Duendes del bosque defendidos por Hyesang Park, Megan Marino y Cassandra Zoe Velasco.
 
La interpretación más disparatada y sin lugar a dudas a la vez más convincente fue la espectacular Jezibaba de Jamie Barton, quien se entregó por entero al rol de la Bruja como una científica demente totalmente poseída que realiza una chiflada operación para darle piernas humanas a Rusalka, aportando una malévola personalidad e interpretada con un registro de mezzo completamente fuera de serie, convirtiéndose en la raison d’etre de la noche. * Eduardo BRANDENBURGER
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00