CRÍTICAS

Teatro de la Zarzuela
Vives LA VILLANA
Nicola Beller Carbone, Milagros Martín, Sandra Ferrández, Àngel Òdena, Jorge de León, Rubén Amoretti. Dirección: Miguel Ángel Gómez Martínez. Dirección de escena: Natalia Menéndez. 8 de febrero de 2017.
 
 
 Jorge de León y Nicola Beller-Carbone protagonizaron La villana en Madrid © Teatro de La Zarzuela / Javier del Real
 
Tras años en el olvido, el Teatro de La Zarzuela recuperó una obra firmada por el gran compositor Amadeo Vives y los célebres libretistas Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw. Simplemente, todo un acierto. Sin embargo, cabe señalar que la puntería de esta recuperación radicó más a nivel musical –con edición crítica de Óliver Díaz– que libretístico. La partitura posee intensidad dramática de tintes claramente operísticos en contraste con momentos líricos y populares en los que trasluce una escritura bellísima. Así lo reflejó el maestro Miguel Ángel Gómez Martínez, con una dirección entregada y pulida sacando buena prestación a un conjunto orquestal que actualmente está desprovisto de auténtica calidad.
 
El texto, que bebe de la obra Peribáñez y el Comendador de Ocaña de Lope de Vega, no se equilibra con la extraordinaria música debido al estatismo y simplicidad del argumento, ello sumado a unos personajes carentes de emoción. Ante tal vacío suponía un reto para la regista Natalia Menéndez crear una puesta escena que superase tales escollos. La atmósfera confeccionada a través de una tradicional escenografía y vestuario de Nicolás Boni y María Araujo, respectivamente, y la realista iluminación de Juan Gómez-Cornejo, no llegó a convencer, proyectando una escena anodina y con falta de notoriedad.
 
A pesar de ello, el elenco realizó un trabajo ensalzable. Sorprendió la soprano Nicola Beller-Carbone a nivel interpretativo en el rol de Casilda, manifestando buenas intenciones en el discurso expresivo aunque no llegara a dominar por completo las tortuosas exigencias vocales del rol. Su pareja escénica, el tenor canario Jorge de León, demostró plenitud de facultades canoras, dominio de la partitura y poderío vocal: sin lugar a dudas estuvo brillante en el rol de Don Fadrique. Àngel Òdena, haciendo las veces de Peribáñez, manifestó buena prestación, entrega y planta teatral; destiló buena matización, expresividad y proyección canora en un papel que le va como anillo al dedo. Rubén Amoretti, en el doble rol de David y Rey, aportó calidez y musicalidad, así como una disposición actoral extraordinaria. Acertadas las interpretaciones de la veterana Milagros Martín y de la estupenda Sandra Ferrández, Premio ÓPERA ACTUAL 2007. El coro del teatro, como siempre, sumó calidad a la representación. * Isabel IMAZ
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00