CRÍTICAS

Staatsoper
Gounod ROMÉO ET JULIETTE
Juan Diego Flórez, Aida Garifullina, Gabriel Bermúdez, Carlos Osuna, Dan Paul Dumitrescu, Rachel Frenkel, Wolfgang Bankl, Ayk Martirossian. Dirección: Plácido Domingo. Dirección de escena: Jürgen Flimm. 1 de febrero de 2017.
 
 Aida Garifullina y Juan Diego Flórez, Juliette y Roméo en Viena © Wiener Staatsoper / Michael Pöhn
 
Juan Diego Flórez hizo un magnífico Roméo y hay que decir que lo hizo en su propio estilo, a pesar de que la voz, en esta ópera y con una orquesta numerosa, dio la impresión de ser pequeña. Cantó maravillosamente y con agudos bien negociados, pese a detectarse en ellos una cierta presión vocal. Aida Garifullina, ganadora en 2013 del concurso Operalia de Plácido Domingo, es una mujer muy bella, pero eso no pareció suficiente para su Julieta: su voz de soprano dio la impresión de ser un poco dura y su coloratura careció de la necesaria precisión, dando en general la sensación de una emisión algo forzada. Gabriel Bermúdez fue un Mercutio de pálida voz baritonal y Carlos Osuna ofreció un Tybalt sin brillantez. Rachel Frenkel como Stéphano, Rosie Aldridge como Gertrude, Dan Paul Dumitrescu como Frère Laurent y Ayk Martirossian como Grégorio tuvieron actuaciones adecuadas, en tanto que Wolfgang Bankl fue un Capulet solo ordinario.
Plácido Domingo, que en esas fechas dirigía también Tosca con Sae Kyung Rim, Aleksandrs Antonenko y Marco Vratogna, es un artista muy querido en Viena y son muchos los que alaban todo cuanto hace, pero dirigiendo una ópera que él mismo había cantado en otro tiempo incurrió en lentitud excesiva y limitado acierto. Naturalmente, conoce las necesidades de los cantantes, pero prestar solo atención a este aspecto no es suficiente y al espectáculo le faltó tensión. La orquesta tocó en general adecuadamente y también el coro estuvo acertado.
La producción escénica de Jürgen Flimm data de 2001, cuando fue estrenada por Stefania Bonfadelli, Neil Shicoff y Marcello Viotti, y no es siempre lógica, lo que implica que no podrá complacer nunca a todo el mundo. De hecho, en una etapa anterior Angela Gheorghiu y Roberto Alagna se negaron a participar en ella. Lo mejor que tiene es su colorido romántico, algunos efectos espectaculares y una buena iluminación a cargo de Patrick Woodroffe. El vestuario podría calificarse de extraño. * Gerhard OTTINGER

 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00