Metropolitan Opera
Rossini IL BARBIERE DI SIVIGLIA
Pretty Yende, Peter Mattei / Edward Parks, Javier Camarena / Dmitry Korchak, Maurizio Muraro, Mikhail Petrenko / Oran Gradus. Dirección: Maurizio Benini. Dirección de escena: Bartlett Sher. 18 y 21 de enero de 2017.
 

Pretty Yende fue Rosina en el primer reparto de Il barbiere di Siviglia en el Met © Metropolitan Opera / Marty Sohl

 
Bartlett Sher debutó en el Met hace diez años con esta popular y extrovertida producción, de la que se han hecho más de cien funciones, incluyendo las de una exitosa versión para niños. El montaje, con sus puertas y naranjos móviles, sigue siendo innovador y a la vez atractivo, además de delinear la trama a la perfección. Ahora esta propuesta escénica ha vuelto a ser repuesta, una vez más con un tremendo elenco de figuras internacionales de alto nivel encabezado por Peter Mattei, que ya había protagonizado este título en el estreno de esta producción. El barítono sueco sigue teniendo la soltura física y vocal para Figaro y se vio muy cómodo sobre el escenario, aunque lamentablemente sufrió de manera preocupante en las partes más agudas. Edward Parks, Figaro en la función del 21 de enero, no solo posee la presencia física y escénica requeridas, sino que además su voluminoso y timbrado instrumento de barítono posee agudos y coloratura de sobra.
Javier Camarena, que ya había anunciado que esta sería su última aparición como Almaviva, cantó con su usual abundancia vocal, demostrando ser uno de los mejores tenores belcantistas del momento, capaz de pasar de los piani más dulces a las coloraturas más aceleradas con asombrosa flexibilidad; si su actuación no es la más natural, su sinceridad es convincente. En el reparto alternativo, Dmitry Korchak presentó por primera vez ante el público neoyorquino su enérgico Almaviva, de natural presencia histriónica y con una voz robusta de fáciles agudos.
Pretty Yende reinó en ambas funciones, conquistando con una Rosina fuera de serie. Desplegó su rica voz de soprano lírico de coloratura, de cálido timbre e impecable musicalidad, con un carisma escénico absoluto y una sonrisa que iluminó la escena con sabia picardía. Su generoso uso de florituras y espectaculares variaciones hizo historia y suscitó además aplausos aun sin haber finalizado sus arias.
Mikhail Petrenko dio vida a un apropiadamente gracioso Don Basilio con una actuación eficazmente exagerada, mientras que Oran Gradus, en el mismo rol, no llegó a convencer. Maurizio Muraro fue, como siempre, un confiable y sonoro Dr. Bartolo, buen conocedor de su responsabilidad bufa, y la debutante Karolina Pilou fue una supuestamente cómica Berta de voz inestable.
 
Maurizio Bennini mantuvo un buen ritmo dejando que los cantantes se lucieran dentro de las normas estilísticas rossinianas. * Eduardo BRANDENBURGER
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00