Metropolitan Opera
Bizet CARMEN
Clémentine Margaine, Marcelo Álvarez / Rafael Dávila, Maria Agresta, Kyle Ketelsen, Nicolas Testé. Dirección: Asher Fisch. Dirección de escena: Richard Eyre. 23 y 27 de enero de 2017.
 
Clémentine Margaine protagonizó Carmen junto a Maria Agresta (Micaëla) y Marcelo Álvarez (Don José) © Metropolitan Opera / Marty Sohl
 
La severa producción de Richard Eyre estrenada en 2009, que traslada la acción a la década de 1930 y en el contexto de la Guerra Civil española, sigue siendo muy eficaz a la hora de contar la trama de manera clara y concisa. Apoyada en una ingeniosa escenografía giratoria de Robert Howell –una soleada calle de Sevilla se transforma rápidamente en un cuartel o en el interior de una sangrienta plaza de toros–, las directrices del regista intentan ser lo más naturales y coherentes con el período en el que contextualiza la acción, aunque el resultado acaba siendo algo oscuro y forzado.
La aquí debutante Clémentine Margaine impresionó con un extraordinario instrumento de gran volumen y color, pero mostró cierta tendencia a empujar las frases sin vibrato y su Carmen resulto ser más asustadiza que seductora; además, su actuación fue asexual y totalmente carente de sensualidad. Marcelo Álvarez, por lo contrario, cantó un Don José complemente creíble, cubriendo por completo la gama emotiva del personaje con una voz flexible, lírica y apropiadamente más juvenil. Su dúo con Micaëla fue dulce y melancólico y el aria de “La fleur” una clase magistral de canto que se llevó la ovación de la noche. Por su parte, Rafael Dávila, que debutaba con la compañía en el rol de Don José en el reparto alternativo, supo presentar también un joven y viril soldado, aunque vocalmente pareció algo forzado. Maria Agresta interpretó a Micaëla con soltura y vitalidad sin llegar a descubrir la esencia vulnerable del rol. Kyle Ketelson fue un sonoro pero poco involucrado Escamillo que además parecía incómodo y hasta ridículo en su traje de toréador. Nicolas Testé fue un estilizado Zuniga y Denielle Talamantes, Shirin Eskandani, Eduardo Valdez y Malcolm Mackenzie crearon un excelente cuarteto de contrabandistas. Maria Karowaski y Martin Harvey interpretaron con gracia las coreografías de Christopher Wheeldon de la obertura y el intermezzo, mientras que la compañía de baile flamenco encargada de la Chanson bohemienme necesita hacer dieta urgentemente. La orquesta estuvo como siempre a un excelente nivel bajo la adormecedora batuta de Asher Fisch. * Eduardo BRANDENBURGER
 
 
Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00