Ginebra
Grand Théâtre de Genève
Cavalli IL GIASONE
Valer Sabadus, Kristina Hammarström, Kristina Mkhitaryan, Willard White, Günes Gürle, Raúl Giménez, Alexander Milev, Dominique Visse, Migran Agadzhanyan, Mariana Florès, Mary Feminear, Seraina Perrenoud. Dirección: Leonardo García Alarcón. Dirección de escena: Serena Sinigaglia. 25 de enero de 2017.
 

Valer Sabadus (Giasone) y Kristina Hammarström (Medea), en la producción ideada por Serena Sinigaglia © Grand Théâtre de Genève / Magali Dougados


El Grand Théâtre de Genève inició el año con una nueva producción de Il Giasone de Francesco Cavalli, obra que aborda el mito de Medea y de Jasón y los argonautas –en el momento en el que consiguen el Vellocino de Oro– pero con una aproximación humorística, al puro estilo entertainment. Ello casa con el hecho de que Cavalli, discípulo de Monteverdi, fue uno de los precursores de la llamada Ópera de Venecia. A diferencia de su predecesora, la Camerata Fiorentina, en la que los espectáculos de ópera sucedían en los palacios y para los aristócratas, la Ópera de Venecia se concibió para el pueblo y gozó de gran popularidad en la época, sobre todo en tiempos de Carnaval. Giasone fue, desde su entreno en 1649, la ópera más popular de todo el siglo XVII, aunque su autor permanecería en el olvido desde su muerte hasta la recuperación de sus obras, a finales del siglo XX.
 
 
 
Este acercamiento al mito de Medea, que difiere de la versión de Charpentier ofrecida en fechas similares en Zúrich –esta es más cercana a la tragedia de Eurípides, que también adaptaría Cherubini–, muestra las travesuras e infidelidades de Jasón (Giasone) con un final feliz para todos. Es un entrelazado de escenas, arias, lamentos y duetos que combinan la trama principal, los sentimientos de Medea e Isifile y las aventuras de los argonautas capitaneados por Ercole con escenas cómicas y la participación de los dioses. La dirección de escena de Serena Sinigaglia propuso un espacio central de rocas en cartón piedra, en forma de sexo femenino y con personajes que representan distintas épocas: desde un Hércules caracterizado como Rambo a Isifile como exploradora de principios de siglo XX, pasando por unos Medea y Giasone de finales del XIX. Hay reminiscencias de un poco de todo, hasta de la commedia dell'arte, representada por los dioses, y la confusión de sexos también forma parte del divertimento, con Giasone besando a Hércules. La directora italiana consigue enganchar al espectador con este teatro del absurdo y con una dinámica de escenas de comicidad cautivadora.
 
 
 
El argentino Leonardo García Alarcón, al frente de su formación Cappella Mediterranea –especializada en música antigua–, ofreció una vivaz y esmerada dirección que mantuvo la teatralidad de la propuesta escénica. Además, para esta nueva producción su trabajo fue de virguería musicológica, reescribiendo y adaptando muchas partes de la partitura. Todo ello permitió momentos de gran efecto y escenas de íntima y de sincera musicalidad.
 
 
 
Il Giasone es una obra muy coral. Todo el elenco se entregó al máximo, ofreciendo un conjunto muy sólido. Destacó la Isifile de Kristina Mkhitaryan, que cautivó en su lamento “Addio terra, addio sole”. La soprano rusa posee una voz de redondo color y proyección, amén de un refinado estilo y cuidado fraseo. El contratenor alemán Valer Sabadus (Giasone) se entregó a la propuesta escénica de Sinigaglia y con su complicidad propuso un protagonista de gran calibre, a pesar de una proyección no siempre sutil. Por su parte, la mezzo Kristina Hammarström hizo gala de su experimentada carrera y ofreció una interpretación redonda del rol de Medea, destacando especialmente en la invocación “Dell'antro magico”. A su lado, la Delfa de Dominique Visse fue todo un acierto y uno de los ejes de este Giasone. También cabe mencionar al tartamudo Demo del joven tenor Migran Agadzhanyan, que, además de poseer una interesante voz, de cálido color y excelente proyección, tuvo momentos realmente hilarantes. El belcantista Raúl Giménez fue todo un lujo como un Egeo que regaló sapiencia y buen hacer, junto al Oreste y Giove de Willard White, que también, a sus 70 años, sigue ofreciendo un canto elegante y preciso. * Albert GARRIGA
 

 

 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00