OPINIÓN

Fernando SANS RIVIÈRE
ÓPERA ACTUAL 199
(FEBRERO 2017)
Todos estaremos de acuerdo en que si un teatro programa La Traviata o La Bohème tiene un éxito de público y económico asegurados. Lo difícil es que las entradas se agoten con una ópera del siglo XX o que lo mejor de la temporada de un gran teatro español sea una ópera rusa o alemana. Recientemente hemos podido disfrutar del estreno en el Teatro Real de Moses und Aron de Schoenberg, en una espectacular puesta en escena en coproducción con la Opéra National de París que ha sido un verdadero acontecimiento aunque la obra tenga una considerable dificultad
para el público. Otro tanto ha sucedido con la Elektra de Strauss dirigida por Patrice Chéreau en el
Liceu barcelonés que ha acabado con unos índices de ventas impensables a priori, como también con el Benvenuto Cellini la temporada pasada o con La ciudad invisible de Kitege en la anterior, escenario que en pocas semanas presentará la primera temporada concebida por su directora artística, Christina Scheppelmann, y de la que se espera mucho.
Desde ÓPERA ACTUAL siempre hemos apostado por las novedades, y por ello dedicamos la portada al estreno de Billy Budd en Madrid, en el Teatro Real, coliseo que inicia una nueva etapa de continuidad con la reciente renovación del mandato de su presidente, Gregorio Marañón (ver entrevista en página 20), y de su director artístico, Joan Matabosch (ver el Primera Fila en página 8). El Real está en plena conmemoración del 20º aniversario de su reinauguración y del imaginativo 200º aniversario del proyecto de su contrucción por parte de Fernando VII y que estos días presenta la nueva temporada 2017-18 en la que continúa con su apuesta por presentar el repertorio más destacado e inédito del siglo XX, estrenos mundiales y nuevas propuestas escénicas de la mano de grandes registas y de estrellas del canto internacional. Una programación novedosa de la que el coliseo madrileño vuelve a ser ejemplo este mes no solo con el estreno de Britten –en una nueva producción dirigida escenicamente por Deborah Warner y con el titular del coliseo Ivor Bolton
en el podio–, sino también por su apuesta por la creación contemporánea con el estreno absoluto de la ópera La ciudad de las mentiras de la española Elena Mendoza. A ello se suma otra première local de interés, en este caso en la Sala Negra de los Teatros del Canal en la que el Real ha programado tres funciones –fuera de abono– de la ópera de cámara DisPLACE de los jóvenes compositores Raquel García-Tomás y Joan Magrané Figuera.
El público español responde ante buenas producciones con repartos de nivel como se puede ver en el positivo cambio de la afición madrileña ante el repertorio del Real, aunque las óperas sean muy modernas o poco conocidas; algo similar sucede en el resto del país, como se ha visto con Król Roger (Szymanowski) en Bilbao, Doctor atomic (Adams) en Sevilla o The turn of the Screw (Britten) en Oviedo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00