MI VERSIÓN FAVORITA

Total disparidad de criterios ante este Wagner fascinante. Nuestros expertos discográficos han escogido grabaciones datadas en 1937, 1955 y 2011. A disfrutar.
 
 
Este primer lanzamiento correspondiente al Ciclo Wagner proyectado por Pentatone para celebrar sus veinte años de actividad y –anticipadamente– el bicentenario wagneriano, llamó la atención en su momento por la excelencia de la interpretación y del sonido y mereció en su día figurar como Selección ÓPERA ACTUAL en la recensión aparecida en el número 147 de la revista. La orquesta y los coros de la Radio de Berlín se muestran aquí bajo su mejor perfil a las órdenes de su director titular, un Marek Janowski que lee un Holandés con trazos firmes, pero sin estridencias ni excentricidades y que lleva el pulso de la narración, servida sin solución de continuidad, con mano firme y cuidadosa. Aliciente especial para quienes tengan previsto asistir a las representaciones liceístas del próximo mes de mayo es la presencia de Albert Dohmen, que presidirá también el reparto en dicha ocasión y que aquí firma un Holandés bien acentuado y cantado con autoridad, con un “Die Frist ist um” de muchos quilates. La voz, obviamente, no es la de Hans Hotter o George London, intérpretes emblemáticos en este papel, pero se ofrece en buen estado. Musculoso y musical el canto de Ricarda Merbeth y ni el socarrón Daland de Matti Salminen ni el ajustado Erik de Robert Dean Smith, más que correcto en su Kavatine del tercer acto, merecen reproche alguno. La calidad de la grabación en el aspecto técnico es, como ya se ha apuntado, sobresaliente. 
Marcelo CERVELLÓ
 
 
 
Han trascurrido más de sesenta años y sigue impactando por su grandeza interpretativa esta grabación en vivo del Festival de Bayreuth de 1955 que lleva el sello inimitable del más grande de los directores wagnerianos de su tiempo, Hans Knappertsbusch. A pesar de su origen corsario, la edición del sello Orfeo d’Or es la opción más recomendable para disfrutar una lectura de gran poder descriptivo: los vientos y mares encrespados suenan en la orquesta con un vigor único y un apabullante dramatismo. Es este un wagner trascendente, siempre elocuente, de tempi amplios y emoción a raudales, que tiene al frente del reparto a dos grandes voces que sentaron cátedra en los papeles protagonistas: Hermann Uhde y Astrid Varnay; solo por escuchar su magistral y emocionante interpretación del dúo del Holandés y Senta la versión merece un lugar de honor en la discografía wagneriana. De hecho, aunque se pueden poner peros a la labor de Varnay y, en especial, a los limitados agudos de Uhde, el poder de su interpretación supera cualquier reparto. Junto a ellos figuran otros grandes del Festival de Bayreuth de la época, como Wolfgang Windgassen, quien deja una referencial interpretación del papel de de Erik. Lujo tambien en el resto del reparto, con Ludwig Weber, Elisabeth Schärtel y Josef Traxel en espléndida forma en un Wagner de insuperable grandeza; cualquier reserva por las deficiencias técnicas de la toma sonora resulta irrelevante.
* Javier PÉREZ SENZ
 
 
En un contexto en el que el Festival de Bayreuth, a pesar de la excelencia de sus repartos, estaba secuestrado por las huestes del nacionalsocialismo, otras latitudes europeas acogían con fervor el patrimonio wagneriano con algunos de sus mejores defensores. Este es el caso de este Holandés errante grabado en una representación en el Covent Garden el 7 de junio de 1937. La suntuosa Filarmónica de Londres, ante la sabia dirección de Fritz Reiner, consigue transmitir –gracias a un sonido notablemente reprocesado– el romanticismo inherente a la partitura. El equipo vocal cuenta con bazas indiscutibles, sobre todo por la gran Senta de una wagneriana de fuste como es esa leyenda llamada Kirsten Flagstad –suficientemente metálica y con extraordinairo instinto teatral– y por el Erik incontestable del gran Max Lorenz. Herbert Janssen es un Holandés que aúna patetismo y lirismo a partes iguales –aunque sus notas graves son cortas–, al lado de otro grande entre losgrandes, Ludwig Weber, al servicio de un Daland impecable. El reparto lo completan Mary Jarred (María) y Ben Williams (Timonel) en el contexto de una función que desde el siglo XXI se nos antoja de ensueño. Los años transcurridos, y otros intérpretes referenciales del rol como Hans Hotter o George London, no merman para nada una grabación que resulta a todas luces de absoluta referencia. La edición disponible incluye un escueto cuadernillo, sin el libreto. 
* Jaume RADIGALES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00