MI VERSIÓN FAVORITA

Tres versiones para una misma obra maestra del Siglo XX. las voces de Vickers, Pears y Landridge conquistan tanto como las batutas de Davis, Hickox y el propio Britten.
 
ÓPERA ACTUAL 210
(FEBRERO 2018)
 
 
J. Vickers, H. Harper, J. Summers, E. Bainbridge, J. Dobson, F. Robinson, T. Allen. Dir.: C. Davis. Decca 0289 478 5273 5. 2 Cd. (1972). 2013.
 
En el momento de tener que optar por una versión discográfica de una obra tan fundamental como Peter Grimes que cambiaría la historia de la ópera en el siglo XX, el impacto de la figura del principal protagonista se antoja esencial. Y aunque Peter Pears pudo reflejar quizá mejor que nadie las peculiaridades de un personaje que para él fue creado por Britten, con esa patética vulnerabilidad que no dudaría en seguir, por ejemplo, Philip Langridge con Richard Hickox, la visión alucinada y cósmica de Jon Vickers, magnificada en este disco por la batuta, iluminada y tensa, de Colin Davis, obliga al sometimiento del recensor. Desde el primer dúo con Ellen, sin acompañamiento y senza misura hasta la despojada evocación de “What harbour shelters peace” en la escena final, pasando por un “Now the Great Bear and the Pleiades” cantado –como pide la acotación “as if thinking aloud”– y por el exaltado “So be it! And God have mercy upon me” del dúo del segundo acto, todo el personaje está en la interpretación del gran tenor canadiense, al que aquí hasta la discutible calidad de la voz ayuda a cerrar el círculo. A su alrededor pululan colegas tan capacitados como Heather Harper –¡admirable su “We were mistaken to have dreamed”!–, Jonathan Summers –que sustituía al previsto Norman Bailey, indispuesto poco antes de la grabación–, Forbes Robinson, Patricia Payne, Elizabeth Bainbridge o Thomas Allen. Una gran interpretación para una gran ópera.    * Marcelo CERVELLÓ
 
P. Pears, C. Watson, J. Pease, G. Evans, D. Kelly, O. Brannigan, L. Elms. O. ROH. Dir.: B. Britten. Decca0289 475 7713 3. 2 Cd. (1958) 2006.
 
Pocas veces se puede acceder a una ópera magistral de la mano de su propio creador, y por ello vale su peso en oro la primera grabación discográfica de Peter Grimes dirigida por Benjamin Britten en 1958 en unas sesiones producidas por Erik Smith y realizadas en la Walthamstow Assembly Hall de Londres que Decca reeditó en 2006 con un notable reprocesado digital. Britten no carga las tintas en los conflictos más escabrosos de la obra de George Crabble y dirige su obra como una tragedia colectiva que abre una puerta a la meditación tras el fatal desenlace. El rendimiento del coro y la orquesta de la Royal Opera es notable, aunque quien busque prestaciones orquestales menos austeras deberá acudir a las versiones de Colin Davis, Bernard Haitink o Richard Hickox, de mayor opulencia orquestal. En el cohesionado equipo vocal, destaca la absoluta complicidad de quien fue el eterno compañero de Britten, el tenor Peter Pears, que equilibra con sabiduría vocal los aspectos realistas y alegóricos del ambiguo personaje protagonista, víctima y a la vez verdugo en su miseria moral. Claire Watson ofrece una impecable interpretación del personaje de Ellen Oxford, quizás demasiado contenida –no le sienta nada mal un poco más de caracter a la institutriz–, mientras que James Pease y Geraint Evans cumplen a buen nivel en los papeles del capitán Balstrode y Ned Keene, respectivamente, en sintonía con la concepción dramática del compositor, sin ningún tipo de excesos.    * Javier PÉREZ SENZ
 
P. Langridge, J. Watson, A. Opie, J. Cornell,  A. Gunson. City of London Sinfonia. Dir.: R. Hickox. ChandosCHAN 9447/8. 2 Cd. 1996.
 
 
A pesar de que en 1958 el compositor Benjamin Britten dirigiera su propia versión de la ópera Peter Grimes en la que su compañero, el tenor Peter Pears, exhibía su peculair línea de canto al inteligente servicio de la parte titular escrita especialmente para su ingrato timbre... A pesar de que Jon Vickers sentara cátedra años más tarde con su atormentada lectura de Grimes.... A pesar de todo ello, la versión que firmó Richard Hickox en 1996 del primer hito operístico del compositor británico es encomiable en todos los sentidos. En primer lugar, por la concepción sinfónico-coral de la grabación, muy atenta a los matices y sutilezas de Peter Grimes. Y también a su brutalidad. Óptima respuesta de los efectivos orquestal y coral. El malogrado Philip Langridge firma un Grimes de manual, muy musical y con una dicción pluscuamperfecta; atento a las distintas inflexiones del personaje, entiende y transmite de manera clara sus contradicciones a lo largo y ancho del registro. Janice Watson está espléndida como Ellen Orford, pulcra y de canto refinado, y muy notable el Balstrode de Alan Opie, barítono versátil y que se mueve a las anchas entre los recovecos del canto britteniano. El álbum, muy cuidado por Chandos, cuenta con un excelente libreto que incluye un extraordinario artículo de Philip Reed, además del texto de la ópera en cuatro idiomas, inglés, alemán, francés e italiano. Un producto de perfectos acabados.    * Jaume RADIGALES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00