MI VERSIÓN FAVORITA

Claudio Abbado sentó cátedra cuando descubrió la deliciosa partitura de Rossini. Nuestros expertos destacan dos de sus versiones, aunque con cambio de reparto. 
 
ÓPERA ACTUAL 205
(SEPTIEMBRE 2017)
 
K. Ricciarelli, L. Valentini T., L. Cuberli, C. Gasdia,
F. Araiza, E. Giménez, L. Nucci, S. Ramey, E. Dara. Dir.: C. Abbado. DG 415 498-2. 2 Cd. (1984). 1985.
 
Grabada en el Festival Rossini de Pésaro de 1984, se integra esta versión en la edición de lujo que provocaría el entusiasmo en plazas como Viena o Milán y que se valdría de un reparto lo suficientemente sólido como para hacer honor a la –entonces ya muy lejana– tradición de la pieza. El derroche en talentos vocales se antoja ahora, después del tiempo transcurrido, menos rutilante de lo que sugiere la ficha artística entonces reunida. Dos “esperanzas blancas” sucesivas de la lírica italiana como Katia Ricciarelli y Cecilia Gasdia muestran aquí sus méritos pero también sus límites, la primera con una dicción particularmente borrosa y la segunda con el canto plano que caracterizaría toda su no muy larga carrera. Mejor el rendimiento de la brillante Lella Cuberli y el recio acento de Lucia Valentini Terrani, más en la pujante línea de Samuel Ramey o de un Francisco Araiza de limpia emisión. En su línea el siempre correcto Enzo Dara y muy bien Eduardo Giménez, mejor que un Leo Nucci aquí algo desenfocado. Ruggero Raimondi es un Don Profondo al que salva su versión, espectacular, de Medaglie incomparabili. Desde el podio, Claudio Abbado se luce no solo en las sutilezas del Andante a sei de la escena XI o del gran pezzo concertato, sino en strette como A tali accenti” o Fra dolci e cari palpiti, acompañando siempre con lucidez. No hay mucho donde elegir en el caso de esta ópera, pero aunque lo hubiera, esta seguiría siendo la mejor opción* Marcelo Cervelló
 
K. Ricciarelli, L. Valentini T., L. Cuberli, C. Gasdia,
F. Araiza, E. Giménez, L. Nucci, S. Ramey, E. Dara. Dir.: C. Abbado. DG 415 498-2. 2 Cd. (1984). 1985.
 
Para muchos aficionados a la ópera, el descubrimiento de Il viaggio a Reims permanece unido a la primera y extraordinaria versión dirigida por Claudio Abbado en 1984, ligada a la moderna recuperación de esta encantadora partitura en Pésaro y grabada con el rodaje teatral del divertido montaje de Luca Ronconi. Abbado insufla vida a esta joya rossiniana con energía rítmica, flexibilidad y exquisita elegancia, tan atento al virtuosismo vocal como al vuelo lírico de algunas escenas. A la transparente y refinada actuación de la Orquesta de Cámara de Europa y el Coro Filarmónico de Praga se suma un reparto  cuajado de grandes intérpretes en el que destacan la soberbia Corinna de Cecilia Gasdia y las fabulosas caracterizaciones de Lucia Valentini Terrani (Marchesa Melibea), Enzo Dara (Barone de Trombonk), Samuel Ramey (Lord Sydney) y Ruggero Raimondi (Don Profondo), que sienta cátedra con un carismático “Medaglie incomparabili”. Se disfruta el absoluto dominio del estilo de Eduard Giménez y Francisco Araiza, impecables como Belcore y Conte de Libenskof, y el aplomo técnico de Lella Cuberli como Contessa di Folleville. Katia Ricciarelli da menos alegrías dando vida a una Madama Cortese muy irregular y poco rossiniana. En el bien conjuntado reparto cumplen con nota Leo Nucci, Giorgio Surjan y Raquel Pierotti. Atención al genial Gran Pezzo concertante a 14 voci que Abbado convierte en una de las cimas de toda la discografía rossiniana.  * Javier PÉREZ SENZ
 
S. McNair, L. Valentini T., L Serra, C. Studer, R. Giménez, W. Matteuzzi, S. Ramey,
R. Raimondi, E. Dara. Dir.: C. Abbado. Sony S2K 53-33&. 2 Cd. 1992.
 
Versión de director, ya que es Claudio Abbado quien gana –y por goleada– en este espléndido registro, con una toma en directo realizada en la Ópera de Berlín. Fue la tercera –y última– grabación que el director italiano realizaba de Il viaggio a Reims, desde aquella deslumbrante reexhumación de ocho años antes  en un montaje plagado de estrellas internacionales, con la Orquesta de Cámara de Europa y regia de Luca Ronconi. Con un reparto muy parecido, la grabación que aquí se comenta tiene en la brillante voz de la hoy desaparecida de los escenarios Sylvia McNair (Corinna) una de sus mejores bazas. Luciana Serra (Folleville) y Lucia Valentini Terrani (Melibea) la siguen a poca distancia, al lado de la un tanto impersonal Cheryl Studer (Madama Cortese). En el capítulo masculino se imponen sobre todo los bajos: Enzo Dara (Trombonok), Samuel Ramey (Lord Sidney) y el referencial Don Profondo de Ruggero Raimondi, cuya interpretación de “Medaglie incomparabili” merece formar parte de los grandes hitos en cuanto a interpretaciones rossinianas bufas se refiere. A pesar de todo ello, de unas interpretaciones impresionantes, es Claudio Abbado quien triunfa a lo largo y ancho de este doble estuche por su versión espumeante, con chispa, con nervio y con sumo gusto al frente de una partitura tan insólita como fascinante. Sonido espléndido y buen libreto con texto íntegro y dos interesantes artículos.  * Jaume RADIGALES
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00