MI VERSIÓN FAVORITA

 
Il turco in italia, de rossini, sube este mes al escenario del Teatro Campoamor de Oviedo y nuestros expertos ofrecen su versión favorita para prepararse el estreno.
 
 
 
C. Bartoli, M. Pertusi, A. Corbelli, R. Vargas, R. De Candia, L.Polverelli, F. Piccoli. O. y C. del Teatro alla Scala. Dir.: R. Chailly. Decca 458924-2. 2 Cd. 1998.
 
El crédito que ha merecido Riccardo Chailly como director rossiniano y que no en todas sus grabaciones justifica sí brilla en este Turco in Italia, una obra más dependiente del canto conversacional y de los pasajes de conjunto que de las arias. Tanto en el sexteto del finale primo  como en el quinteto con coro del segundo acto el pulso de Chailly es seguro y la fantasía interpretativa acude puntualmente a la cita. A este aliciente se añade el respeto a la integridad de la partitura, ya no solo con esa “Squalida veste, e bruna” que en la época de la Callas era aún terra incognita sino con la regocijante “Se ho da dirla, avrei molto piacere” que Marriner ignoraba y que aquí Alessandro Corbelli –Prosdocimo en aquella ocasión– desgrana con su inmenso talento de barítono bufo, no siempre reconocido, que ha prodigado en teatros y grabaciones de toda laya. Con él Cecilia Bartoli convierte a este Turco en algo especial: la mezzo romana hace brillar el esplendor de su técnica belcantista en estos pentagramas, aunque podría serle reprochada una dicción con frecuencia ininteligible. Pertusi es un Selim bien cantado aunque algo faltado de peso específico y Roberto De Candia, sin páginas solistas a su cargo, cumple como Prosdocimo, aquí identificado solo como Poeta. Ramón Vargas exhibe su gusto y elegancia habituales como el chichisbeo Don Narciso, pero este repertorio empezaba ya a no ser el suyo.  * Marcelo CERVELLÓ
 
 
M. Caballé, S. Ramey, E. Palacio, E. Dara, L. Nucci, J. Berbie. National Philharmonic O. Dir.: R. Chailly. CBS Masterworks D3 37859. 2 Cd. (1981) 1992.
 
Riccardo Chailly encabeza la discografía de Il turco in Italia con dos versiones irresistibles por el nervio, la gracia y el dominio del estilo rossiniano. Si en su más moderna grabación, realizada en Milán en 1997, las bazas más notables son el virtuosismo vocal de Cecilia Bartoli y la jugosa respuesta de las masas de La Scala, en su anterior lectura, grabada en 1981, quien marca absolutamente la diferencia es Samuel Ramey, el Selim mejor cantado de la discografía. Con una voz de gran belleza y en plena forma, un fraseo de gran clase y una bien calibrada comicidad, sin excesos ni histrionismos ridículos, Ramey imparte una lección de canto admirable y lo hace rodeado por un magnífico y experimentado equipo en el que dos maestros del canto rossiniano como Enzo Dara y Ernesto Palacio ofrecen modélicas interpretaciones en los respectivos papeles de Don Geronio y Don Narciso. Montserrat Caballé lleva a su terreno el personaje de Donna Fiorilla, con pianísimos de gran belleza y momentos antológicos, pero en algunas escenas le falta agilidad y precisión. A pesar de los reparos, sus dúos con Ramey son una delicia. Leo Nucci (Prosdocimo), Jane Berbie (Zaida) y Paolo Barbacini (Albazar) completan con acierto un reparto que encuentra en la flexible dirección de Chailly su mejor aliado. La calidad de la toma sonora permite disfrutar del talento y la profesionalidad del Ambrosian Opera Chorus y la National Philharmonic.  * Javier PÉREZ SENZ
 
  
S. Alaimo, S. Jo, A. Corbelli, E. Fissore, R. Giménez, S. Mentzer. P. Bronder. A. of St. Martin-in-the-Fields. Dir.: N. Marriner. Philips 434 128-2. 2 Cd. 1992. 
 
Una de las principales razones por las que optamos por esta versión de Il Turco in Italia de Rossini es por el trabajo orquestal y por la dirección: la Academy of St. Martin-in-the-Fields y el malogrado Neville Marriner crearon un binomio de ensueño, especialmente dedicado a Mozart. Partiendo de la base de no pocos analistas que coinciden en etiquetar Il turco in Italia como la obra rossiniana “más mozartiana” de todas, no es de extrañar que la formación instrumental y el director británico firmaran hace más de 25 años una muy feliz grabación de esa ópera, que es la que aquí se recomienda. El reparto reclutado a comienzos de los años 1990, además, aúna un equipo que destila entusiasmo y brillo empezando por el gran Selim de Simone Alaimo, legítimo heredero de los grandes bassi buffi de la generación anterior. La entonces jovencísima Sumi Jo, que contaba 30 primaveras en el momento de grabar la ópera, es una ágil y pizpireta Fiorilla, con las justas dosis de picardía propias del personaje. Grandes profesionales como Alessandro Corbelli, Enrico Fissore y Raúl Giménez dan vida respectivamente al Poeta, a Don Geronio y a Narciso. Y, aunque en un rol tan secundario como el de Zaida, hay que destacar la aterciopelada voz de la mezzo norteamericana Susanne Mentzer, una de las debilidades de quien estas líneas suscribe (¡y de Marriner!). Sonido perfecto para una grabación entrañable.  * Jaume RADIGALES
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00