MI VERSIÓN FAVORITA

 
El Teatro Real de Madrid levanta este mes el telón de su temporada con la ópera de Gounod, de la que aquí se ofrecen alternativas para llegar preparado al teatro.
 
 
C. Studer, R. Leech, J. Van Dam, T. Hampson, M. Mahé, M. Barrard. Dir.: M. Plasson. Warner / Classics 9667732. 3 Cd. (1991) 2009. 
 
Aun con una mirada agradecida a la clásica versión de Cluytens (a cualquier de las dos, en realidad) con la inolvidable Victoria de los Ángeles, el prurito de filología que cultiva en secreto todo co­­mentarista que se precie puede inclinar la balanza a favor de esta edición grabada en la Halle-aux-Grains de Toulouse en 1991, no solo por su absoluta integridad según las performing editions actuales con la escena del cuarto de Marguerite y la canción báquica del protagonista –el alternativo ballet figura en el apéndice– sino por el hecho de incluir varios fragmentos inéditos de páginas descartadas en su momento, con esa curiosa Chanson de Maître Scarabée destinada a ser cantada por Méphistophélès antes de su sustitución por Le veau d’or. La dirección de Michel Plasson es de una corrección estilística absoluta y el equilibrio entre voces y orquesta es perfecto. Cheryl Studer, grabada en un momento en que aún hacía ilusión, está muy suelta tanto vocal como expresivamente y Richard Leech, aun sin alcanzar las sutilezas de un Gedda, está inspirado en todo momento e incluso utiliza con provecho la voz mixta en el gran dúo del tercer acto. José Van Dam, aun con ese sello de diable un peu bonhomme que le reprochaba Gérard Condé, sabe aunar sorna y autoridad con sin igual pericia. Hampson y el resto del reparto no desmerecen. No es un Faust de divos, pero sí una opción atendible.  * Marcelo CERVELLÓ
 
 
 
N. Gedda, V. de los Ángeles, B. Christoff, E. Blanc, L. Berton, R. Gorr. Dir.: A. Cluytens. Warner Classics 5679672. 3 Cd. (1959) 2003.
 
Cinco años después de grabarla con la técnica monofónica, An­­dré Cluytens llevó al disco en 1958, con el mismo terceto vocal protagonista, una nueva versión de Faust entonces con sonido estereofónico, que sigue siendo una de las referencias de la obra maestra de Charles Gounod. El hoy desaparecido sello Emi publicó en 2003 una edición remasterizada en la colección de Great Recordings of the Century que mejoraba la toma original, algo artificial, y que hoy forma parte del catálogo Warner. Cluytens cuida el estilo y la sonoridad de la orquesta del Théâtre National de l’Opèra, mientras que el coro del coliseo parisiense aprovecha las oportunidades de lucimiento con brillantez y ricos matices. La elegante y musical Marguerite de Victoria de los Án­­geles es una maravilla tanto en la caracterización del personaje –ingenua pero nunca cursi, y con momentos de sensual lirismo–, como en el fraseo aristocrático, en sintonía con el magnífico Faust de Nicolai Gedda, de claridad en la articulación, cuidado estilístico e impecable musicalidad. El histriónico y truculento Méphistophélès de Boris Christoff impacta más por sus caudalosos medios y los tintes oscuros que por una interpretación muy discutible en el plano del estilo y la dicción, pero escuchar al gran bajo búlgaro es siempre un espectáculo. El buen Valentin de Ernest Blanc, la notable Siébel de Liliane Berton y la soberbia Marthe de Rita Gorr completan un reparto de primera.  * Javier PÉREZ SENZ
 
N. Gedda, V. de los Ángeles, B. Christoff, E. Blanc, L. Berton, R. Gorr. Dir.: A. Cluytens. Warner Classics 5679672. 3 Cd. (1959) 2003. 
 
Eran otros tiempos... ¡Y qué tiempos aquellos! Por suerte, la técnica ha permitido que las reediciones –sobre todo si vienen con el aval de remasterizaciones digitales– permiten revivir momentos gloriosos de la fonografía operística de épocas pretéritas. El reparto de este Faust es de lujo por la calidad del trío protagonista y por su estado de gracia en el momento de realizarse esta grabación, ahora hace casi 60 años. Nicolai Gedda luce una tesitura solar al servicio del nigromántico Faust, inmortalizado por Goethe/Gounod, al lado de una Victoria de los Ángeles cuyo timbre cristalino y cuya dicción y pronunciación son encomiables bajo la piel de Marguerite. Boris Christoff es un Méphistophèles de manual, con las dosis de histrionismo marca de la casa y muy acertadas en este caso para que el bajo búlgaro sea un diablo con todas las maldades del rol. Interesantes también las prestaciones de Rita Gorr (Marthe) y Ernest Blanc (Valentin) ante la batuta del siempre eficaz André Cluytens. Las fuerzas vivas (coro y orquesta) de la Ópera de París traducen con la sabia dialéctica luz/tinieblas el ambiente sonoro adecuado, gracias también a la memorable producción de René Challan. Un trabajo sencillamente indispensable y muy completo (se incluye el ballet del quinto acto) para todo aquel que quiera tener en su fonoteca tesoros inmarcesibles para los que no pasa el tiempo.  * Jaume RADIGALES
 

 

 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00