Opéra National de Lorraine 
Giorgio Batistelli  7 MINUTI
Estreno Absoluto
Milena Storti, Francesca Sorteni, Erika Beretti, Alexandra Zabala, Eleonora Vacchi, Lavinia Bini, Loriana Castellano, Arianna Venditelli, Sofia Pavone, Daniela Cappiello, Grazia Doronzio. Dirección: Francesco Lanzillotta. Dirección de escena: Michel Didym. 1 de febrero de 2019.
 
Giorgio Batistelli estrenó en la Opéra National de Lorraine su ópera 7 Minuti, con libreto del dramaturgo Stefano Massini y en la que otorga especial protagonismo a la mujer // Opéra National de Lorraine
 
Las diez representantes del personal de una fábrica de tejidos –200 personas, mujeres en su gran mayoría– esperan con ansia que su portavoz salga de la reunión con la Dirección de la empresa que está siendo vendida a una multinacional y temen por sus empleos. Las noticias de la portavoz son de muy buen agüero: se mantendrán empleos, horarios y salarios a condición de que el personal ceda siete minutos diarios de su tiempo de descanso. Al principio la decisión pareció muy simple, pero los diálogos que siguieron entre las once mujeres mantuvieron en vilo a los espectadores durante dos horas de ininterrumpida discusión. La puesta en escena de Michel Didym de esta nueva ópera resultó muy trabajada, con una escenografía descriptiva y convincente de Jacques Gabel, que permitió seguir la trama en sus menores detalles. Resultóa, sin embargo, imposible analizar el aporte vocal de cada una de las once solistas. A mitad del drama, cada personaje había ya trazado su trayectoria y mostrado su personalidad con sus decires. El coro de la casa que dirige Merion Powell intervino instalado en el patio de butacas.
La ópera de Giorgio Batistelli se basa en una obra del dramaturgo Stefano Massini, autor además del libreto. Resultó, no podía ser de otra forma, una obra muy teatral: cada una de las once protagonistas explicó sus sentimientos (envidia, sospecha, fatiga, egoísmo, miedo) y su experiencia, quienes evolucionan en diferentes direcciones. El tiempo teatral, más bien lento, se enfrentó al tempo musical, más vivo y dinámico: la batería simuló los latidos del corazón de las once mujeres, los metales ilustraron los momentos de tensión entre ellas, los pizzicati de las cuerdas magnificaron unos y otros. Francesco Lanzillotta dirigió con precisión, fineza y sutilidad.
A pesar del contraste entre los ritmos musical y dramático, la obra transcurrió con fluidez gracias al contenido de los diálogos. El libreto sacó a relucir múltiples facetas de las relaciones humanas. Botones de muestra fueron las decisiones absurdas a las que puede conducir el voto mayoritario, la fragilidad de una opinión mayoritaria, los peligros y los límites de la representación democrática, lo aleatoria que puede ser una solución a un problema mal o parcialmente planteado o el sentimiento de propiedad inalienable de los derechos adquiridos. Tantas fueron las pistas abiertas que los asistentes tuvieron forzosamente que sacar conclusiones en función de su propia experiencia.  * Jaume ESTAPÀ