Verdi  FALSTAFF
Carlos Álvarez, Simon Keenlyside, Olga Bezsmertna, Hila Fahima, Monika Bohinec, Jinku Xiahou, Miachel Laurenz, Margaret Plummer, Herwig Pecoraro, Ryan Speedo Green. Dirección: James Conlon. Dirección de escena: David McVicar. 30 de enero de 2019.
 
Carlos Álvarez y Simon Keenlyside se convirtieron en los grandes triunfadores de la reposición de Falstaff // Wiener Staatsoper / Michael PÖHN
 
La serie de representaciones de la última ópera de Verdi ganó interés con la presentación en sus respectivos papeles de Carlos Álvarez y Simon Keenlyside. El barítono español, bien conocido en Viena por su Ford, se pasó al Falstaff hace poco en Italia y ahora hacía aquí el papel por vez primera. Álvarez ha declarado, sin embargo, que no quiere eliminar a Ford de su repertorio y que en el futuro alternará ambos papeles. En la primera representación parecía un poco extraño en el personaje pero en las funciones sucesivas –esta era la cuarta y última– estuvo realmente relevante, con gran poderío vocal, buen sentido del matiz y capacidad humorística.
Keenlyside, también un Ford reconocido, impactó con su bella voz, buen registro superior y gran presencia escénica, brillando especialmente en el soliloquio de los celos. Ese cuadro del segundo acto fue uno de los puntos culminantes de la representación, con dos Kammersänger de repertorio similar juntos en escena. En esta representación, dedicada a la memoria de Wilma Lipp –la más joven del legendario grupo de intérpretes mozartianos nacidos después de la guerra y que había aparecido aquí como Alice Ford en los años sesenta–, todos los papeles estuvieron a cargo de miembros de la compañía y el nivel general fue excelente. Olga Bezsmertna posee una hermosa voz de soprano y creó una Alice modélica, mientras la compacta voz de mezzo de Monika Bohinec consiguió convencer en Quickly aun no siendo una cómica servida. Hila Fahima, por su parte, fue una grácil Nannetta en su canción feérica, completando el grupo de alegres comadres la Meg Page de Margaret Plummer.
Jinxu Xiahou, sin cumplir con todos los requisitos de su aria, acabó siendo un buen Fenton. Excelente, aun con unos efectos dramáticos no esperados, el Dr. Cajus de Michael Laurenz y bien tipificados los servidores de Falstaff con el Bardolfo de Herwig Pecoraro y el Pistola de Ryan Speedo Green.
Falstaff es una ópera para directores y James Conlon, uno de sus mejores especialistas en el género en los últimos años, aportó precisión, frescor y buena comunicación con el escenario. Bajo su dirección la orquesta ofreció una prestación de gran nivel, excelencia compartida con el coro.  * Gerhard OTTINGER