Washington National Opera
Kamala Sankaram TAKING UP SERPENTS
Estreno Absoluto
Alexandria Shiner, Eliza Bonet, Timothy J. Bruno, Hannah Hagerty, Marlen Nahhas, Arnold Livingston Geis. Dirección: Lidiya Yankovskaya. Dirección de escena: Alison Moritz. 11 de enero de 2019.
 
Alexandria Shiner, Eliza Bonet y Timothy J. Bruno en Taking Up Serpents, la propuesta contemporánea de la WNO // Washington National Opera / Scott SUCHMAN
 
Continuó con éxito y aforo completo la iniciativa de la WNO para promocionar la ópera contemporánea. Ya en su séptima edición, el Festival American Opera Initiative presentó el estreno absoluto de Taking Up Serpentsde la polifacética cantante, compositora e intérprete Kamala Sankaram, junto a tres óperas de cámara de veinte minutos de duración cada una. Lo interesante de la propuesta reside en la colaboración entre jóvenes libretistas y compositores guiados por los veteranos Jake Heggie (compositor), Gene Scheer (libretista) y Steven Osgood (director de orquesta). El proceso conlleva un trabajo minucioso de elección de temas, desarrollo de los personajes a nivel dramático y adaptación adecuada a las técnicas líricas y de orquestación. El resultado es sin duda más que loable por establecer una colaboración excepcional entre el proceso creativo y la interpretación, contando para ésta última con la indiscutible calidad de la orquesta de la WNO y de los jóvenes cantantes del programa Domingo-Cafritz, todo ello en el Kennedy Center.
En Taking Up Serpents, Sankaram lleva al extremo su motivación para incursionar en el género operístico que responde, como menciona en las notas al programa, a un deseo de crear empatía a través de este género para dar voz a gentes y lugares marginales. En colaboración con el libretista Jerre Dye, narra la sofocante realidad de una adolescente (Kayla) que vive en el sur de Estados Unidos con una familia Pentecostal. Su padre, pastor de la iglesia (Daddy) practica el manejo de serpientes venenosas durante el servicio, un ritual hoy en día prohibido en todos los estados excepto Virginia Occidental y que utiliza la serpiente como símbolo Bíblico y de azar en la muerte. Narrada en flash back, Kayla, interpretada por Alexandria Shiner, regresa a su ciudad natal para reencontrarse con su padre, a quien da vida un Timothy J. Brun moribundo tras la mordedura de la serpiente; junto al lecho de muerte, su madre Nelda, Eliza Bonet, en contra de los principios de su iglesia, ha accedido a llevar a su marido al hospital. Repasando los traumáticos episodios de una infancia marcada por la opresión y el abuso paterno, Kayla se enfrenta a los temas centrales de la trama: la fe, Dios y el infierno.
Musicalmente, Sankaram demuestra su veteranía como cantante y compositora de estilo ecléctico (posee otras cuatro óperas en catálogo de estrenos). Tal vez el mayor atractivo de su partitura reside en el entretejido instrumental que en el tratamiento vocal. Los ritmos incisivos y el contraste de timbres (con la guitarra eléctrica como novedad en la instrumentación) colaboran a una creación de atmósferas musicales muy atractivas. En la interpretación vocal las competentes voces de Alexandria Shiner (soprano), Eliza Bonet (mezzosoprano) y Timothy J. Bruno (bajo) rindieron una interpretación brillante y de gran intensidad dramática que estuvo en todo momento bien secundada por la orquesta de cámara dirigida con rigor por Lidiya Yankovskaya* Esperanza BERROCA