Matt Boehler 75 MILES
Molly Joyce RELAPSE
Nicolas Lell Benavides PEPITO
Alexandra Nowakoski, Alexandra Christoforakis, Joshua Conyers, Amanda Palmeiro, Alexander McKissick, Samson McCrady, Samuel Weiser. Dirección: Steven Osgood. Dirección de escena: Andrea Dorf McGray. 12 de enero de 2019.
 
En las imágenes, dos intérpretes de 75 miles y el bajo Samuel Weiser como el perro Pepito junto a la mezzosoprano Alexandra Christoforakis // Washington National Opera / Scott SUCHMANN
 
En un ejercicio similar a un corto de cine, el reto para componer una ópera de cámara de veinte minutos de duración es significativo. Contar una historia con música, alcanzar grandes momentos y sacar lo mejor de las voces en tan corto espacio de tiempo es sin duda una prueba malabar para cualquier compositor, joven o veterano. En esta edición estas tres óperas optaron por temas muy actuales y esto jugó a su favor en la conexión con el público. En la primera, 75 Miles, el compositor Matt Boehler y la libretista Laura Barati recrearon los 20 minutos de conversación antes de una cena en la que una adolescente, Avery (Alexandra Nowakoski),comunica a su madre, interpretada por Alexandra Christoforakis, que está embarazada. En el libreto, la cuestión ética esencial del argumento –someterse o no a un aborto–es relegada a un segundo plano para dar prioridad a una discusión banal sobre cómo llegar a la clínica más próxima a 75 millas del domicilio.
Igualmente espinosa por su temática, en Relapse el libretista James Kennedy y la compositora Molly Joyce centran la trama en Marina, a quien da vida Amanda Palmeiro, una joven que se recupera de una sobredosis de droga. Sentada en la cama del hospital se debate entre un ciclo sin salida al que le arrastra Aaron (Alexander McKissick) o enfrentarse a la recuperación apoyada por su hermana Jessie (Alexandra Nowakowski) y el enfermero (Samson McCrady).
En Pepito, el compositor Nicolas Lell Benavides y la libretista Marella Martin Koch lograron una comicidad chispeante en el contexto de una adopción del perro Pepito (Samuel Weiser) por una pareja con evidentes problemas en la relación (Alexandra Nowakowski y Joshua Blue).
Musicalmente las tres óperas pusieron en evidencia la dificultad a la que se enfrentan los compositores en este género por encontrar un tono singular en el lenguaje musical y en el tratamiento de la voz –más personal en el caso de Joyce–, pero no hubo dudas sobre la sobresaliente calidad del espectáculo y su validez artística. Las propuestas fueron frescas y profesionales dando amplio margen para disfrutar de las voces destacadas de los jóvenes cantantes del programa Domingo-Cafritz, muy en especial el protagonismo de altos vuelos de la soprano Alexandra Nowkoski y de la mezzosoprano Alexandra Christoforakis, así como de la estentórea comicidad del bajo Samuel Weiser en el complicado papel de Pepito.  * Esperanza BERROCAL