Palau de Congressos
Concierto VALENTINA NAFORNITA
Obras de J. Strauss, R. Strauss, Dvorák, Giménez, Lehár, Loewe, Nicolai y Anderson. Ciclo Grandes Voces. Orquestra Simfònica Illes Balears. Dirección: Joji Hattori. 1 de enero de 2019.
 
Pie de foto: El recital de la soprano Valentina Nafornita destacó por su repertorio de carácter ecléctico. En las imágenes, dos momentos del concierto en Palma // O. S. Illes Balears.
 
Como una manifestación de su compromiso con la lírica la Orquestra Simfònica Illes Balears revirtió su tradicional Concierto de Año Nuevo en su ciclo Grandes Voces con la soprano moldava Valentina Nafornita que cuenta en su palmarés nada menos que con el prestigioso premio Singer of the World de la BBC en Cardiff. El concierto, por su propia naturaleza, presentó una paleta totalmente ecléctica con su ración de polkas y mazurkas de la familia Strauss que suelen abundar en los conciertos de este día. La intérpreteatrajo primero por el volumen y cuerpo de su voz, algo que le permitió grandes logros interpretativos y efectos vocales particularmente en la zona media y aguda en la que se desenvolvió con gran facilidad sin cambios de timbre ni color.
La joya de su actuación resultó sin duda una Canción de la luna de gran vuelo lírico; mostró un gran dominio de la escena en “Mein Herr Marquis” o en “Meine Lippen sie küssen so heiss”. Sin embargo, las mismas cualidades vocales que le permitieron buenos efectos en unas piezas fueron las que no permitieron que una joya como Morgen! de Richard Strauss luciera adecuadamente; los dos números principales de My fair lady “I could have dance all night” y “I feel pretty”– completaron una gran actuación. La orquesta, esta vez bajo la dirección del actual co-director de la orquesta Joji Hattori, quien también actuó como violín solista en la Méditation de Thaïs, mostró su adaptabilidad pasando con igual maestría de grandes momentos líricos como Frauenherz a las conocidas polkas de gran velocidad pasando por la cómica Máquina de escribir de Leroy Anderson.
Como no podía ser de otra manera en una isla de nutrida población de lengua germánica el concierto acabó con la marcha Radetzky convenientemente acompañada de los rítmicos aplausos de rigor.  * Pere BUJOSA