Madrid
Teatros del Canal
Monteverdi L’ORFEO
Cyril Auvity, Hannah Morrison, Miriam Allan, Lea Desandre, Carlo Vistoli, Sean Clayton,
Zachary Wilder, Ciryl Constanzo, Paul Agnew. Les Arts Florissants. Dirección: Paul Agnew.
Dirección de escena: Paul Agnew. 10 de marzo de 2017.
Paul Agnew se encargó de la dirección musical y de escena de L’Orfeo en los Teatros del Canal © Philippe Delval
 
El año Monteverdi se celebró de forma extraordinaria en los Teatros del Canal. La obra cumbre del compositor, L’Orfeo, estrenada en Mantua en 1604 y considerada la primera ópera de la historia como tal, se representó en pleno siglo XXI de forma sublime. El ensamble con la que se articuló música y texto fue algo novedoso en la época dando lugar a la creación de melodías que acentuaron las emociones reflejadas en la palabra. Los responsables de elevar esta obra a una calidad exquisita y darle vida de una forma excepcional fue el conjunto Les ArtsFlorissants con el polifacético Paul Agnew como director musical, escénico y cantante.
La naturaleza como punto común de ambos mundos, la vida y la muerte, las luces y las sombras, se concentraron en un enclave basado en los círculos de piedras de los países celtas en los que Agnew se inspiró por su referencia al culto al Sol. El escenógrafo e iluminador Christophe Naillet supo plasmar ambas atmósferas de forma sencilla mediante un uso efectivo y contrastado de la luz, que casó de forma excepcional con el espléndido vestuario de Alain Blanchot, imbuido por los cuadros de Nicolas Poussin. La visión escénica y musical de Agnew resultó simplemente brillante. Cantantes y músicos formaron una aleación artística perfecta, tanto en el movimiento escénico como en el plano musical.
Como hilo conductor: la música y la palabra articularon la gestualidad exquisita definida por Agnew y los músicos integrados en la escena actuaron en torno a la interpretación de los cantantes de forma efectiva sin referencia alguna en el escenario. A pesar de su escasa aparición como cantante (Apolo/Eco), sin duda, Paul Agnew fue uno de los protagonistas de la velada. La calidad que manifestó tanto en el plano vocal como interpretativo el tenor Cyril Auvity como Orfeo fue algo realmente excepcional. Infundió al personaje la musicalidad y expresividad propias del rol de una forma sobresaliente demostrando ser hoy en día uno de los mejores intérpretes del papel. Cabe destacar el plano vocal femenino: Hannah Morrison destiló una voz diáfana, delicada y de timbre bello en los roles de La Música y Eurídice, al igual que la joven Lea Desandre, que demostró un gran talante musical luciéndose como Mensajera y Esperanza, y Miriam Allan como Proserpina. Extraordinarios el contratenor Carlo Vistoli (Espíritu / Pastor) y el tenor Zachary Wilder (Espíritu), ambos de musicalidad exquisita y expresiva. Adecuados Sean Clayton (Pastor) y Cyril Constanzo (Caronte / Espíritu), que supieron mantener el pulso a ambos roles, y un tanto exiguo Antonio Abete como Plutón. Los números de conjunto funcionaron de forma extraordinaria. Palabra, música, canto, gesto. Todo se entrecruza, todo se une, hasta la misma emoción. Vuelve, Orfeo. * Isabel IMAZ
 
Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00