CRÍTICAS

English National Opera
Verdi  RIGOLETTO
Joshua Guerrero, Nicholas Pallesen, Sydney Mancasola, Barnaby Rea. Dirección: Richard Armstrong. Dirección de escena: Jonathan Miller. London Coliseum, 17 de febrero de 2017.
Joshua Guerrero, Madeleine Shaw, Sydney Mancasola y Nicholas Pallesen, principales protagonistas de Rigoletto en Londres © English National Opera / Alastair Muir
 
Hay puestas en escena y puestas en escena; hay conceptos cogidos por los pelos y hay ideas que calzan tan bien que no importa si son o no tradicionales, porque definen algo importante y válido. Jonathan Miller propuso un montaje en el que la trama se contextualiza en el mundo de la mafia de Nueva York y, de pronto, todos los elementos de Rigoletto se vuelven una realidad absoluta. ¿El Duque de Mantua un mafioso? ¿Y es que no se hablaba también en su momento de Frank Sinatra y de muchos de sus amigos cercanos de sus relaciones con la mafia? Las calles oscuras de los suburbios de Nueva York se convierten en el ambiente exacto para el rapto de Gilda, mientras que el bar de Sparafucile al borde del río Hudson tiene algo icónico con el jukebox que provee la orquestación de “La donna é mobile”. Lo moderno también puede ser perfecto. En este contexto neoyorquino no falló nada, desde la ubicación del enorme apartamento del Duque, con un bar atendido por Rigoletto, hasta la callejuela donde vive Gilda, apropiadamente rodeada de una alta verja de alambre, como si fuera un campo para una sola prisionera. Parece mentira que esta sea una producción que data de 1982: hoy sigue siendo tan actual y fresca como si se acabara de estrenar.
 
Los cantantes fueron adecuados más que brillantes. Nicholas Pallesen fue un Rigoletto monoexpresivo: la voz proyecta un color y ahí se queda; y el registro agudo lo agota. Joshua Guerrero encarnó a un Duque a la gomina, de figura poco atractiva pero con un registro seguro que supo usar bien. Sydney Mancasola es una ganadora de las finales del concurso del Met; su voz es liviana para Gilda y no cuenta con demasiada flexibilidad y las agilidades del rol no le van bien, pero cuando no empujaba para ampliar la proyección de la voz se encontró más cómoda y sonó más dulce. El joven Barnaby Rea destacó como un Sparafucile joven de voz profunda y convincente. Excelente el Coro de la ENO, tanto desde el punto de vista musical como dramático, bajo la dirección segura, confiable y de sonido brillante de Richard Armstrong* Eduardo BENARROCH
 

 

Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00