CRÍTICAS

Milán
Teatro alla Scala
Verdi Falstaff
Ambrogio Maestri, Massimo Cavalletti, Francesco Demuro, Carlo Bosi, Francesco Castoro, Gabriele Sagona, Carmen Giannattasio, Giulia Semenzato, Yvonne Naef, Annalisa Stroppa. Dirección: Zubin Mehta. Dirección de escena: Damiano Michieletto. 17 de febrero 2017.
 
 
La Scala programó Falstaff en una propuesta escénica procedente del Festival de Salzburgo firmada por Damiano Michieletto © Teatro alla Scala / Brescia & Amisano
 
Tras el Falstaff de Giorgio Strehler y el de Robert Carsen –ya que hoy por hoy el principal protagonista y puede que autor es el director de escena–, llegó a La Scala procedente de Salzsburgo el de Damiano Micheletto: el montaje fue abucheado el día de la primera función y eso, también por lo que ahora se estila, hay que interpretarlo como un exito del Regietheater. La idea de la puesta en escena, de por sí interesante, es que se trata del sueño de un anciano barítono que vive jubilado en la residencia Casa Verdi de Milán y que en su día llegó a la fama interpretando precisamente este papel. Sugeridos por el alcohol, le aparecen los personajes, siendo el final de la borrachera –“tutto nel mondo è burla”– el entierro del mismo Sir John. El espectáculo está muy bien construido –mérito del decorador Paolo Fantin– y el vestuario y la iluminación son pertinentes. Lo que falla, una vez más, es la dramaturgia, que no llega a ser coherente con la música y menos con el texto: abundan morcillas inútiles, puestas más bien de relleno. Lo que Verdi y Boito quisieron decir llega borroso para la mayoría del público: por los comentarios escuchados, parte de los espectadores no entendió que la camarera que trae pasteles cantando “Reverenza” era la misma Quickly y que el señor en silla de ruedas era Ford disfrazado de Fontana.
 
Zubin Mehta ofreció una lectura singular al frente de la orquesta, que sonó magnífica. Obedeció al maestro con cariño en una versión más bien nostálgica y un poco fúnebre, muy bien encajada con lo que la escena sugiere. Bien el coro dirigido por el maestro Casoni y óptimo el reparto. De Ambrogio Maestri solo hay que decir que es Falstaff y punto. Merecedor de encomio el excelente Ford de Massimo Cavalletti, que se supera cada vez en la interpretación, mientras que Francesco Demuro repitió su enamoradizo Fenton y Carlo Bosi (Cajus) se está convirtiendo en el Del Monaco de los comprimarios. Muy buenos Francesco Castoro (Bardolfo) y Gabriele Sagona (Pistola). En cuanto a las mujeres, todas demostraron ser buenas cantantes: Carmen Giannattasio (Alice), Giulia Semenzato (Nannetta), Yvonne Naef (Quickly) y Annalisa Stroppa, una Meg de gran lujo. * Andrea MERLI
 
 
Share this:
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00