English National Opera
Puccini LA BOHÈME
Nicholas Lester, David Butt-Philip, David Soar, Bozjidar Smiljanic, Simon Butteriss, Natalya Romaniw, David Newman, Nadine Benjamin. Dirección: Alexander Joel. Dirección de escena: Jonathan Miller. London Coliseum, 3 de diciembre de 2018.
 
Natalya Romaniw y Nicholas Lester, Mimì y Marcello en Londres © English National Opera / Robert Workman
 
Cuantas veces habrá visto el lector esta obra llena de clichés y qué refrescante y cuánto más válida resulta cuando se los quitan. La de Jonathan Miller es una producción tradicional, que tiene lugar en París y no en Shanghái o Tombuctú, más o menos en la época de la narración. Pero lo más importante es que el montaje no exagera los personajes: todos son naturales, no se mueven de forma teatral, sino que permanecen calmados como en la vida real. Y para lograr los efectos dramáticos Miller les deja sentir, y deja que la música y la situación que se ve en escena diga todo lo necesario. No hay nada forzado, ni siquiera usa un teléfono móvil o un Doppelgänger. La English National Opera ha perdido mucho apoyo económico por parte de los últimos gobiernos miopes, pero aunque la temporada se ha reducido, la calidad sigue siendo muy alta.
Nadie se quejaría al ver y escuchar la estupenda Mimì de Natalya Romaniw, de voz acariciante, una lírico-spinto con más de lirico; de fraseo y actuación descollantes, pide a gritos un rol verdiano como Leonora. A su lado, debutando en un rol difícil, Nadine Benjamin fue una Musetta coqueta, pícara y también humana, cantada con voz bellísima.  David Butt-Philip reemplazó desde un costado del escenario al indispuesto Jonathan Tetelman, de quien mucho se esperaba. Butt-Philip cantó con voz segurísima, con squillo, buena línea y agudos precisos. Nicholas Lester dio vida a un Marcello de voz fresca y actuación destacable, mientras que David Soar encarnó a un calmo Colline y Bozidar Simljanic a un Schaunard  inmejorable. Simon Butteriss interpretó a Benoît de forma decollante y también propuso un Parpignol al estilo de Charlie Chaplin. Con estos ingredientes Alexander Joel preparó un espectáculo de primera clase, muy superior a teatros vecinos en esta misma ciudad.  * Eduardo BENARROCH