ÓPERA ACTUAL 222 (marzo),
ya a la venta en papel y digital.

Consulta gratis el Especial Temporada Operística Española 18/19 editado conjuntamente con Ópera XXI

Borja Quiza: en el Real, La zarzuela y el Liceu

Teatro Cervantes 
Verdi. LA TRAVIATA
Ainhoa Arteta, Antonio Gandía, Juan Jesús Rodríguez, Luis Pacetti, Mónica Campaña,
José Manuel Díaz, Isaac Galán, Francisco Tójar. Dirección: José María Moreno.
Dirección de escena: Francisco López. 25 de noviembre de 2018.
 
Ainhoa Arteta protagonizó La Traviata en el Teatro Cervantes de Málaga. La soprano vasca actuó junto al Alfredo de Antonio Gandía y el Germont de Juan Jesús Rodríguez. // Teatro Cervantes / Daniel PÉREZ  
 
Mantener durante treinta años una apuesta por la lírica con criterios artísticos de considerable nivel no ha sido una tarea sencilla, y el reconocimiento del esfuerzo por parte del público se ejemplificó en los aplausos y aclamaciones tras la caída del telón para el primer título de la temporada del Teatro Cervantes. Verdi fue el protagonista del trigésimo cartel del coliseo, y con la programación de La Traviata el Cervantes se aseguró un éxito que se asentó en tres ejes: una producción escénica alejada de minimalismos pobretones, un apartado artístico ideal y, finalmente, el regreso del apoyo institucional. La producción escénica del Teatro Villamarta, concebida por Francisco López, sigue resistiendo a pesar de los años, como prueba el marco ideado para la gran fiesta del segundo cuadro del acto central; cada ambiente es único y ofrece el marco ideal para el desarrollo psicodramático planteado por el músico de Busseto.
Nuevamente la Filarmónica de Málaga ocupó el foso del teatro contando con la dirección musical de José María Moreno, que dibujó tres actos en los que la tensión dramática dependió de dinámicas contrastadas, en ocasiones acentuadas y emisión redonda. Por su parte, el Coro de Ópera de Málaga que prepara el maestro Salvador Vázquez mostró fortaleza y la seguridad de aquello que se conoce como propio; en este caso Verdi jugaba a favor del conjunto coral.
Pocas veces ha coincidido en las tablas del teatro malagueño un trío solista tan redondo como soñado, tan sólido como entregado. Ainhoa Arteta tiene en Málaga un público fiel y la soprano vasca partía con ventaja. Su Violetta fue emergiendo desde el primer acto, que resolvió con no pocas incomodidades y tempi favorables, evolucionando a la tesitura que la distingue en el segundo y tercer acto. Este último, irresistible al llegar a “...cesaronoglispasimi”. El papel de Alfredo, defendido por Antonio Gandía, discurrió por la corrección, especialmente en el corazón de la ópera, aunque acabó algo ensombrecido por el arrollador personaje de Giorgio Germont. Con todo, el tenor interpretó de manera exquisita “Un dìfelice”. Cerraba el trío solista el barítono Juan Jesús Rodríguez. La solidez dramática que destila en escena refuerza el instrumento vocal que defiende. Voz timbraba y metálica en el registro agudo, densa en el plano bajo que le permiten fraseos ejemplares y una emisión más que segura. Pretendido o no, Rodríguez fue otra de las claves del éxito de esta Traviata de ensueño.
Completaron el elenco vocal las sopranos Mónica Campaña y Alba Chantar, esta última encarnando a una Annina conmovedora. Luis Pacetti estuvo a la altura de esta apuesta frente a la discreción mostrada por José Manuel Díaz, Isaac Galán o Francisco Tójar. La Traviata del aniversario difícilmente será olvidada.  * Alejandro FERNÁNDEZ