ÓPERA ACTUAL 222 (marzo),
ya a la venta en papel y digital.

Consulta gratis el Especial Temporada Operística Española 18/19 editado conjuntamente con Ópera XXI

Borja Quiza: en el Real, La zarzuela y el Liceu

 CNDM
Nebra VENUS Y ADONIS
Olalla Alemán, Eugenia Boix, María Hinojosa, Marta Infante, Aurora Peña, José Pizarro. Dirección: Luis Antonio González. Auditorio Nacional, 18 de noviembre de 2018
           
El reestreno de una ópera de José de Nebra, esta vez con ocasión del 250º aniversario de su fallecimiento en un ciclo organizado por el CNDM, suscita siempre una gran expectativa, y este de Venus y Adonis las cumplió todas. Interpretada por primera vez en 1729, no es una obra muy larga. Uno de los personajes la llama “ópera chica”, como si hubiera previsto la evolución del teatro cantado español con siglos de antelación. Y como ocurre muchas veces en el género chico, tampoco esta Venus y Adonis tiene nada de menor, al contrario. Vuelve a la historia de los desgraciados amores de los dos protagonistas, argumento de la más conocida La púrpura de la rosa, de Hidalgo y Calderón de la Barca. Y la adereza con algunos episodios cómicos a cargo de dos criados, Clarín y Celfa, que ofrecen el contrapunto realista, propiamente español, a la tragedia. Es una obra concisa, extraordinariamente elegante, de una gran fluidez, llena de sorpresas melódicas y armónicas, como algunas grandes arias de bravura en estilo venatorio, con abundancia de viento y madera, y otros momentos –la conmovedora despedida de Adonis herido de muerte– de una intimidad preciosista, suspendida en el tiempo.
De dramaturgia muy eficaz, como siempre en Nebra, habría requerido una puesta en escena que hubiera hecho honor al trabajo de reconstrucción realizado por Luis Antonio González. También exige grandes voces, y la elección de la sala grande del Auditorio, que pareció inadecuada al principio, exigió de los cantantes dejar atrás el universo camerístico y adentrarse en el gran estilo teatral, como hay que hacer con este repertorio extraordinario. Olalla Alemán cantó una Venus doliente y sensual, con momentos de gran virtuosismo resueltos con soltura. Adonis, de insolencia juvenil y perdidamente enamorado, encontró en la voz limpia de Eugenia Boix una representación perfecta. Muy bien, con matices enérgicos y viriles, el Marte de María Hinojosa, mientras que Marta Infante, de Cibeles, sacó a relucir todas las tonalidades oscuras que requiere una divinidad tan telúrica. Estupendos Aurora Peña y José Pizarro en sus papeles de graciosos, con un dúo cómico memorable, de una ingenuidad y una frescura dignas de un Mozart juvenil.
El conjunto aragonés Los Músicos de Su Alteza, con el citado Luis Antonio González a la cabeza, realizó una interpretación llena de imaginación e intensidad, sin amaneramientos, con ese sentido del equilibrio que envuelve las voces en una atmósfera respirable y humana, con una profunda comprensión de lo que este género de ópera chica significa.  * José María MARCO