Teatro de la Zarzuela
Ortega LA CASA DE BERNARDA ALBA
Nancy Fabiola Herrera, Carmen Romeu, Luis Cansino, Carol García, Marifé Nogales, Belén Elvira, Berna Perles, Milagros Martín, Julieta Serrano. Dirección: Miquel Ortega. Dirección de escena: Bárbara Lluch. 13 de noviembre de 2018.
 
Miquel Ortega dirigió su Casa de Bernarda Alba en Madrid © Teatro de La Zarzuela / Javier del Real
 
Bernarda impone silencio. La libertad se queda ahogada en una casa dominada por la hipocresía, la religión y el drama. Ante la imposición de Bernarda, la música de Miquel Ortega fluye a través de la gran obra literaria de Lorca. Reivindicando el arraigo de la tonalidad, el compositor crea una música muy acorde al drama, tratando con calidad la relación entre la escritura musical y el texto, sin interferencias, mediante una consonancia sonora muy notable, realzando el drama que se cohesionada con un tratamiento vocal magnífico. El libreto de Julio Ramos destaca por su lealtad al texto de Lorca, llevando a las tablas la esencia del drama, ni más ni menos.
La directora de escena, Bárbara Lluch, buscó la forma directa y natural de reflejar los sentimientos de las mujeres en escena, cuidando al detalle la gestualidad y el movimiento escénico encuadrado en una escenografía uniforme y sobria de Ezio Frigerio en consonancia con la acción, que contrasta con el magnífico vestuario de Franca Squarciapino. La atmósfera concebida en todo su conjunto revela un gran trabajo digno de aplauso.
Todos estos elementos crean la armonía perfecta para realzar el personaje protagonista de Bernarda, interpretada por una soberbia Nancy Fabiola Herrera. Sobresaliente a nivel canoro e interpretativo, la mezzo infundió al personaje una autenticidad dramática brillante. Sin duda, un papel estrella en su carrera. Otra mujer protagonsita fue la soprano Carmen Romeu, que demostró estar en magnífica forma vocal cantando con loable técnica, expresividad y énfasis, manifestando dotes interpretativas de altísimo nivel. Carol García exhibió todas sus virtudes canoras y dominó la escena con gran maestría, al igual que Berna Perles, que resolvió muy eficazmente su rol. Estuvieron también a la altura del reto Marifé Nogales y Belén Elvira, quienes imprimieron seguridad y gran validez vocal, y a ellas se sumó la ya veterana y maravillosa Milagros Martín. Destacó Luis Cansino en el rol travestido de Poncia, admirable en el plano actoral y ofreciendo una lectura del personaje magnífica. La gran dama del teatro que es Julieta Serrano estuvo simplemente extraordinaria, un verdadero lujo para el público. El silencio impuesto desde el plano literario se quebró con una ovación absoluta. ¡Bravo!  * Isabel IMAZ