ÓPERA ACTUAL 222 (marzo),
ya a la venta en papel y digital.

Consulta gratis el Especial Temporada Operística Española 18/19 editado conjuntamente con Ópera XXI

Borja Quiza: en el Real, La zarzuela y el Liceu

Gran Teatre del Liceu
Janácek KATIA KABANOVA
Aleksander Teliga, Nikolai Schukoff, Rosie Aldridge, Francisco Vas, Patricia Racette, Antonio Lozano, Michaela Selinger. Dirección: Josep Pons. Dirección de escena: David Alden. 8 de noviembre de 2018.
 
Patricia Racette protagonizó Katia Kabanova en Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Antoni Bofill 
Estrenada en España en el Liceu en 1973 y repuesta aquí únicamente en el curso 2001-02, Katia Kabanova es una ópera en la que destaca la personalidad compositiva de Janácek, basada en el estudio de la fonética, la música y el folclore checos. Se trata de una obra en tres actos y seis escenas de algo menos de dos horas; en el Liceu se ofreció sin descansos, lo que permitió una mayor concentración en un título de gran impacto teatral, especialmente con esta producción casi cinematográfica dirigida por el británico David Alden proveniente de la English National Opera de Londres. La escenografía de Charles Edwards se basa en una estructura inclinada y en un gran espacio vacío que se enmarca en una pared movible que cambia las perspectivas del encuadre y con pocos elementos, como una puerta inclinada, una farola, un cartel publicitario y una imagen de fondo que representa el río Volga. Referencias mínimas que se ven reforzadas por un cuidado vestuario –de los años veinte del siglo pasado, época del estreno de la obra y a la que se trasladó la acción–, una adecuada dirección de actores y una sobresaliente iluminación que juega con las sombras de los personajes para enfatizar el clima de opresión y desgracia que viven.
El libreto, del propio Janácek, se basa en el libro La tempestad del escritor costumbrista ruso Aleksandr Ostrovski, que fue también uno de los precursores del teatro de denuncia social. Así, en Katia Kabanova los personajes de la pequeña burguesía de Kalinov (Rusia) sufren la tiranía dentro del ámbito familiar en una sociedad represiva que limita su libertad y felicidad. La protagonista es el centro de todas estas desgracias y sus ansias de libertad se inspiran en los pájaros y en su juventud, ante una realidad frustrante a causa de un matrimonio infeliz y una opresiva convivencia marcada por su despótica suegra.
La obra se presentó en Barcelona con un elenco de gran nivel canoro y actoral. Muy interesante la expresiva y emotiva soprano Patricia Racette como una Katia algo madura pero convincente, de timbre amplio, buena proyección canora y capaz de conquistar al espectador con su sufrimiento y anhelos de libertad. A su lado el tenor austríaco Nikolai Schukoff supo construir un Boris inmaduro pero bien pertrechado a nivel vocal, capaz de superar también un entramado musical de influencia wagneriana con solvencia y gran calidad a pesar de un timbre en los agudos un tanto particular. Bien construida a  nivel vocal y presencial la imponente suegra Marfa de Rosie Aldridge y muy cuidados los integrantes de la pareja formada por el maestro de escuela, un Antonio Lozano de grato timbre e interesante interpretación canora y actoral, y la expresiva y cuidada Varvara de la mezzosoprano Michaela Selinger. El rudo y antipático Dikoi estuvo perfectamente caracterizado por el bajo Aleksander Teliga y el reprimido marido de Katia, el infeliz Tíkhon, lo cantó el tenor Francisco Vas con corrección. El coro tuvo por su parte una aplaudida participación.
Desde el punto de vista musical, el titular de la casa, Josep Pons, supo entresacar toda la expresividad y el temperamento de esta rica y matizada partitura, a pesar de que en más de una ocasión cubrió un tanto a las voces solistas. No obstante, fue el vehículo perfecto para obtener un nuevo éxito en un título poco conocido pero de un gran interés teatral y musical que fue muy aplaudido por el público barcelonés.  * Fernando SANS RIVIÈRE