ÓPERA ACTUAL 222 (marzo),
ya a la venta en papel y digital.

Consulta gratis el Especial Temporada Operística Española 18/19 editado conjuntamente con Ópera XXI

Borja Quiza: en el Real, La zarzuela y el Liceu

Washington National Opera
Kevin Puts SILENT NIGHT
Raquel González, Alexander McKissick, Michael Hewitt, Kenneth Kellogg, Arnold Livingston Geis, Hunter Enoch, Hannah Hagerty, Michael Adams, Norman Garrett, Timothy J. Bruno, Christian Bowers, Aleksey Bogdanov, Patrick Cook, Joshua Conyers. Dirección: Nicole Paiement. Dirección de escena: Tomer Zvulum. Kennedy Center, 11 de noviembre de 2018.
 
El Kennedy Center acogió el estreno de una nueva propuesta orquestal para Silent Night de Kevin Puts © Washington National Opera / Teresa Wood 
 
Basada en los hechos históricos narrados en la película francesa Joyeux Noel (2005), Silent Night traslada al espectador a la tregua que se vivió en la Noche Buena de 1914, cuando soldados franceses, escoceses y alemanes establecieron un alto al fuego para celebrar la Navidad. El estreno por la Washington National Opera (WNO), casi en la fecha exacta de la firma del armisticio de la Primera Guerra Mundial (11 de noviembre de 1918), fue ocasión para conmemorar el centenario de la paz y para ello se sumaron a los cantantes representantes diplomáticos de los países que firmaron el tratado en el saludo final en el escenario.
Con esta su primera ópera Kevin Puts consiguió junto al libretista Mark Campbell ser galardonado con el Premio Pulitzer en el año 2012. En su versión original, Silent Night fue un encargo de la Ópera de Minnesota; ahora, a petición de la Opera Parallèle y la WNO, Jacques Desjardins ha reorquestado la obra con una reducción notable del cuerpo orquestal. Es sorprendente y loable que desde su estreno hace siete años esta ópera haya visto la luz en una docena de escenarios y solo en la temporada presente lo hará en otros diez. La clave reside en un libreto que conecta por su contemporaneidad con un público especialmente sensible a la brutalidad de los conflictos bélicos actuales y que se identifica con la tregua de la trama como el último resquicio de la humanidad.
La dirección escénica de Tomer Zvulum enfatizó la fuerza dramática del libreto, relatando con cohesión las historias personales de cada uno de los bandos representados en tres idiomas simultáneos (inglés, francés y alemán). La deslumbrante escenografía de Erhard Rom y la perspicaz iluminación de Robert Wierzel hicieron su parte, resolviendo la narración alternando uno o varios planos superpuestos con gran efecto cinematográfico, subrayado por imágenes proyectadas y efectos sonoros especiales.
El vasto elenco tuvo la peculiaridad de estar compuesto casi exclusivamente por miembros del programa de jóvenes cantantes Domingo-Cafritz, algunos en curso y otros graduados ya con incipientes carreras internacionales. Entre los últimos destacó la cálida voz de la soprano Raquel González en el único papel femenino, el de Anna Sorensen, como la cantante de ópera que llega a las trincheras con su amante, el tenor/soldado Nikolaus Sprink, interpretado con solvencia por Alexander McKissick. Ambos protagonizaron los momentos más líricos de una partitura ─por ejemplo, un impresionante solo de Anna cantando sin acompañamiento “Dona Nobis Pacem”─, que acepta pocas definiciones estilísticas sin establecer un lenguaje personal memorable. Aun así, hubo momentos de gran intensidad musical y dramática, como el aria del  Lt. Audebert “J'ai perdut a photo”, cantada con afecto por el barítono Michael Adams. La interpretación se benefició de la participación de las voces sólidas de Aleksey Bogdanov (Lt. Horstmayer), Kenneth Kellogg (Father Palmer), Christian Bowers (Ponchel), Arnold Livingston Geis (Jonathan Dale), Norman Garrett (Lt. Gordon) y Joshua Conyers (British Major).
La orquesta demostró facilidad en su interpretación bajo la pulcra dirección de Nicole Paiement, claramente apasionada por el repertorio contemporáneo.  * Esperanza BERROCAL