Staatsoper
R. Strauss. ELEKTRA
Lise Lindstrom, René Pape, Anna Gabler, Iris Vermillion, Jörg Schneider. Dirección: Michael Boder. Dirección de escena: Uwe Eric Laufenberg. 22 de octubre de 2018.
 
Lisa Lindstrom dio vida a Elektra en Viena © Staatsoper / Michael Pöhn 
 
La actual producción vienesa de Elektra es una de las peores de toda una serie de malas puestas en escena. Es posible, sin embargo, olvidarse de ella si el reparto es de primera categoría y la representación posee la tensión necesaria. Es lo que ocurrió en esta ocasión, con Michael Boder dirigiendo una representación en que no hubo la menor caída de tensión y en que el interés predominó por encima de la poco atractiva propuesta escénica. Una inspirada e inspiradora dirección musical que potenció el dramatismo y toda la estructura del espectáculo. No hay duda de que Richard Strauss es uno de los compositores favoritos de esta orquesta, que mostró un magnífico estado de forma y una gran riqueza de matices.
Esto solo ya hubiera per permitido hablar de la altura del nivel alcanzado, pero los intérpretes vocales –cinco de ellos debutando en Viena en sus respectivos papeles– contribuyeron a ello en gran manera. En cabeza podría situarse a René Pape, un Orest cálido, de sonido pleno y bello timbre. Su fraseo resultó ser de gran clase, consiguiendo dar al personaje un carácter realmente conmovedor y haciendo que su gran escena con Elektra fuese uno de los momentos punta de la velada. Ello fue mérito también de Lisa Lindstrom, que encarnó a una protagonista llena de carácter, con su voz brillante y su caracterización, poderosa pero sin excesos demoníacos. Iris Vermillion hizo mucho efecto como Klytämnestra, aunque más por la fuerza imprimida a la emisión que por delicuescencias interpretativas. Anna Gabler fue una Chrysothemis algo forzada pero de canto adecuado en todo momento y Jörg Schneider, que sustituía a Herbert Lippert en el papel de Aegisth, hizo de su interpretación todo un estudio de carácter, cantando muy bien el rol con su hermosa voz de tenor lírico. El resto del reparto, que comprendía entre otros a Wolfgang Bankl (El mentor de Orest), Simina Ivan (Confidente), Ulrike Helzel, Benedikt Kobel, Marcus Pelz, Monika Bohinec e Ildiko Raimondi, mantuvo un nivel de calidad que demostró el que tiene esta compañía.  * Gerhard OTTINGER