Palau de Les Arts
Concierto CARMEN ROMEU
Obras de Matilde Salvador. Orquesta de la Comunitat. Dirección: Jordi Bernàcer.
4 de octubre de 2018.
 
El Palau de Les Arts recordó a Matilde Salvador en el centenario de su nacimiento © Palau de Les Arts / Miguel Lorenzo 
 
En este año 2018 se cumple el centenario del nacimiento de Matilde Salvador. El Palau de Les Arts, como teatro de ópera que es, debería haber aprovechado la ocasión para llevar a escena su producción operística. Lo ideal hubiese sido Vinatea, estrenada en el Liceu, y que todavía no se ha visto en Valencia. Se puede entender que en las actuales condiciones presupuestarias era muy difícil; en tal caso, se podría haber programado su otra ópera, La filla del Rei Barbut, que precisa menos medios y que resulta ideal para el teatro Martín i Soler. En lugar de eso, hubo que conformarse con la primera parte de un concierto. Más vale eso que nada, pero dio la sensación de que esta velada estaba más bien pensada para cubrir el expediente que no para hacer un verdadero homenaje a la compositora castellonense.
Comenzó con la interpretación de El ruiseñor y la rosa con una lectura por parte de Jordi Bernàcer muy seria en lo musical, pero a la que le faltó algo más de sutileza. A continuación llegó el turno de Carmen Romeu, quien interpretó cinco canciones de la compositora para voz y orquesta: Presentimiento, Canción de vela, Valenciana, Cançó de recança y Cançó alegre. Preocupó el estado vocal de la soprano, cuya voz no fluyó con la naturalidad de otras ocasiones, apreciándose cierta dureza en la zona alta y un incipiente vibrato. Tampoco a nivel interpretativo logró apropiarse de las canciones y faltó sentido del fraseo e intención semántica, tan importante en el género de la canción. No ayudaba mucho la presencia del atril del que parecía depender la intérprete. En conjunto, un homenaje algo insuficiente, con intérpretes que no dieron lo mejor de sí para interpretar esta música. * César RUS