Ópera de Oviedo
Rossini IL TURCO IN ITALIA
Simón Orfila, Sabina Puértolas, Alessandro Corbelli, David Alegret, Manel Esteve, Laura Vila, David Astorga. Dirección: Iván López-Reynoso. Dirección de escena: Emilio Sagi. Teatro Campoamor, 7 de octubre de 2018.
 
Sabina Puértolas y Simón Orfila, intérpretes destacados de Il turco in Italia en el Teatro Campoamor © Ópera de Oviedo / Iván Martínez
 
 
Volvió a representarse en el Teatro Campoamor Il turco in Italia de Gioachino Rossini en una coproducción de la Ópera de Oviedo con los teatros Capitole de Toulouse y Municipal de Santiago de Chile. Firmada por Emilio Sagi, la acción se lleva a la Nápoles de los años sesenta del pasado siglo XX, un acierto creativo que se ve reflejado escenográficamente en una populosa calle en la que se desarrolla la trama de enredos y embustes que se tejen en el peculiar ecosistema de los protagonistas. La comicidad que Sagi consigue no pretende una mera concatenación de los habituales gags tópicos, tan manidos en las óperas cómicas de Rossini, sino que va más allá mediante un crescendo paulatino que consigue inflar el enredo con sucesivas capas hasta que todo revienta en la genial locura organizada que el maestro de Pésaro tan bien sabía desarrollar. El objetivo no era otro que el de una agridulce crítica costumbrista que no dejaba de ser, al fin y al cabo, un espejo fiel de la sociedad de su tiempo y que, curiosamente, mantiene buen anclaje en el momento actual. En este repertorio Sagi es un maestro y aquí lo ha vuelto a demostrar con creces.
Convergió con su versión el trabajo desde el podio del mexicano Iván López-Reynoso, nuevo director principal invitado de Oviedo Filarmonía, que demostró profundo conocimiento de la partitura basado en un cuidado minucioso hacia el reparto y en un discurso musical que, desde la obertura, logró vetas de profundidad creativa en el tratamiento de cada plano sonoro con especial atención a la dinámica y a las ricas texturas que definen la obra y que no siempre llegan al oyente matizadas con tanto detalle.
Entre el reparto, Sabina Puértolas y Simón Orfila brillaron con luz propia: la primera fue una Fiorilla casquivana en la escena y vocalmente impecable, dosificando bien su intensa intervención, que culminó de manera magistral. La soprano navarra, además, es exigente en el estilo y su realidad vocal actual está en la cumbre. A su lado, Orfila fue un pletórico Selim, que prolongó su idilio con el público ovetense con una velada en la que exhibió una emisión potente, bien timbrada, que dio al rol una eficacia comunicativa absoluta. Lección de cómo interpretar un personaje bufo rossiniano fue la del veterano Alessandro Corbelli como Don Geronio, mientras que David Alegret resolvía con eficacia el papel de Don Narciso y Manel Esteve, con especial veta cómica, el del poeta Prosdocimo. Completaron el elenco con acierto Laura Vila como Zaida y David Astorga como Albazar.  * Cosme MARINA