Teatro Colón
Debussy PELLÉAS et MÉLISANDE
Giuseppe Filanoti, Verónica Cangemi, David Maze, Adriana Mastrángelo, Lucas Debedec Mayer, Marianella Nervi Fadol. Dirección: Enrique Diemecke. Dirección escénica: Susana Gómez. 3 de septiembre de 2018.
 
Susana Gómez recogió las ideas del fallecido Gustavo Tambascio para escenificar Pelléas et Mélisande © Teatro Colón 
 
Partiendo de las ideas esbozadas por el fallecido Gustavo Tambascio –que iba a hacerse cargo de la producción– Susana Gómez dirigió esta versión de Pelléas et Mélisande en sensible concordancia con lo que se ha sostenido permanentemente: que para Debussy la fisonomía operística parte de la música; la palabra surge como imprescindible complemento bajo la primacía musical. Ello requiere del espectador un atento seguimiento de los tonos y acordes que guían los medidos movimientos de los cantantes y la estricta adecuación escenográfica. Bajo esa postura, la escenografía y la dirección escénica alcanzaron el objetivo. La escenografía de Nicolás Boni se adecuó a lo propuesto por la dirección escénica: mínimos movimientos y omnipresencia del mar y las rocas alternando con los momentos de reclusión y recogimiento de los protagonistas.
De acuerdo a ello, la orquesta debe seguir muy firmemente los sutiles toques que animan la partitura. Ello fue por demás apreciado y la orquesta estable dirigida por Enrique Diemecke mostró una vez más su perfil polifacético, siguiendo con precisión la línea de Debussy.
En conjunción con lo antedicho, los cantantes se mostraron muy en consonancia con la obra. La soprano Verónica Cangemi mostró su perfecta integración en el rol de Mélisande al igual que el consagrado tenor Giuseppe Filianoti, debutante en el teatro. Destacó vivamente David Maze como Golaud, papel que unifica las acciones de la ópera, especialmente en el complejo primer acto. También tuvo un lúcido desempeño Adriana Mastrángelo como Geneviéve.
Dentro de la siempre latente polémica por la presentación de la obra, Pelléas et Mélisande volvió a lucir sus galas y mereció la aprobación del público.  * Mario F. VIVINO