Teatro Real
Gounod FAUST
Ismael Jordi, Erwin Schrott, Irina Lungu, John Chest, Annalisa Stroppa, Diana Montague, Isaac Galán. Dirección: Dan Ettinger. Dirección de escena: Àlex Ollé (La Fura dels Baus). 23 de septiembre de 2018.
 
Ismael Jordi e Irina Lungu, Faust y Marguerite en el segundo elenco de la obra de Gounod en Madrid © Teatro Real / Javier del Real
 
Tentación, inocencia, pasión, rebeldía, condimentos que aderezaron el inicio de temporada del coliseo madrileño en Faust con un segundo elenco óptimo. El tenor jerezano Ismael Jordi, que despidió la temporada 2017-18 con un fabuloso Edgardo en Lucia di Lammermoor, desplegó todas sus virtudes canoras e interpretativas para dibujar a un Faust más que notable, contrastando un canto enfático y expresivo muy bien proyectado con una línea vocal elegante y dominio de las dinámicas. Con esta doble apariencia, ora atroz ora burlón, el Méphistophélès de Erwin Schrott estuvo a la altura, desplegando una voz voluminosa de timbre bello, a pesar de la carencia de matiz, imprimiendo un poderío dramático digno de aplauso. La soprano rusa Irina Lungu supo mantener el pulso del rol de Marguerite, mostrando buenas intenciones interpretativas pero con un cierto punto un tanto distante que no llegó a trascender en su cometido. Rindió a muy buen nivel la mezzo Annalisa Stroppa como Siébel, segura de sí misma, mostrando musicalidad y unos loables medios vocales. El Valentin de John Chest quedó un tanto extinto debido a la falta de empaque y emisión vocal pese al empeño interpretativo.
Al frente del elenco, el maestro Dan Ettinger realizó una lectura convincente que pecó en ciertos pasajes de una sonoridad un tanto exacerbada y falta de dinámica. El coro Intermezzo estuvo sobresaliente en sus polifacéticas escenas en esta producción de La Fura dels Baus que dirigió Àlex Ollé.  * Isabel IMAZ