Grange Park Opera
Konstantin Boyarsky PUSHKIN
Estreno absoluto
Peter Auty, Artyom Garnov, Anna Sinitsyna, Julietta Avanesyan, Irina Romishevskaya, Yaroslav Abaimov, Anton Bochkaryov, Gayane Babadzhanyan. Dirección: Jan Latham-Koenig. Dirección de escena: Igor Ushakov. 12 de julio de 2018.
 
Pushkin, de Konstantin Boyarsky , tuvo su première en West Horsley © Grange Park Opera / Richard Lewisohn
 
 
La première mundial de esta obra colmó el nuevo y bellísimo teatro en el bosque de la Grange Park Opera, que invitó a la Novaya Opera de Moscú para llevar a cabo este proyecto. Con libreto de Marita Phillips, descendiente directa de Pushkin, la obra narra la corta vida del poeta ruso, las presiones que le ataban al zar y la situación que le llevó a retar a su rival D’Anthés a un duelo que finalizó con su muerte. La historia narra la vida con detalles bien escogidos, los personajes están bien delineados y con la ayuda de una clarividente se anuncia la muerte del poeta. Pushkin era un rebelde adoptado por el zar Nicolás I que deseaba ser aceptado por el establishment; no lo consiguió y este título muestra cuán difícil –si no imposible– es unir el arte con la política.
La música de Konstantin Boyarsky, uno de los violas principales de la orquesta de la Royal Opera House londinense, osciló entre Shostakovich, Prokofiev y la banalidad de música de fondo de telefilms. Por suerte, los ejemplos de esta última no abundaron y la acción, inteligentemente resuelta en la entusiasta producción de Igor Ushakov, fluyó claramente. La Novaya Opera posee una orquesta de buen nivel que cuenta como director con Jan Latham-Koenig, quien concentró la atención del espectador en las mejores partes de la partitura.
Peter Auty se hizo cargo del personaje de Pushkin, personaje escrito con una tesitura cruel que le hacía sonar siempre atribulado, mientras que el bajo Artyom Garnov destacó como un zar Nicolás manipulador. Julieta Avanesyan fue una Natalya de voz dulce que deseaba estabilidad, lo mismo que Pushkin, pero que este no podía lograr. Muy en papel las dos hermanas Catherine y Alexandrine, interpretadas por Irina Romishevskaya y Anna Sinitsyna, respectivamente, y excelente Gayan Babadhanyan como la gitana que predice la muerte de Pushkin. Yaroslav Abaimov destacó por su voz muy bella y de buena escuela en su gran escena como el Baron Heckeren. Muy suelto y preciso el coro.  * Eduardo BENARROCH