Concierto  Jonas KAUFMANN
Obras de Saint-Saëns, Gounod, Bizet, Massenet, Chabrier, Halévy y Wagner. O. Titular del Teatro Real. Dirección: Jochen Rieder.  Auditorio Parc del Castell, 28 de julio de 2018.
 
Jonas Kaufmann, durante su concierto en Peralada © Festival Castell de Peralada / Miquel González 
 
La tercera visita del tenor alemán Jonas Kaufmann al Festival ampurdanés ha sido la menos convincente a causa del poco interés que demostró en el repertorio francés de la primera parte, brillando en cambio con fuerza en el repertorio wagneriano de la segunda, en la que lució su cuidado fraseo, su voz prodigiosa y brillantes agudos. El programa repetía el ofrecido en el Teatro Real tres días antes, con la Orquesta del coliseo madrileño y la batuta de un gris y poco teatral Jochen Rieder, que suele acompañarle y que le brindó seguridad y tempi cómodos. Kaufmann comenzó el concierto –en exceso trufado de piezas instrumentales– con un poco inspirado “Ah, lève-toi, soleil!” de Roméo et Juliette de Gounod, seguido de una más convincente “La fleur que tu m’avais jetée”, de Carmen, rematada en esos pianísimos tan propios del cantante. Sus arias de La Juive (Halévy) y Le Cid (Massenet) evidenciaron buen fraseo y dicción, pero escasa proyección a causa de un exceso de medias voces y agudos en piano, que dejó bastante frío al público. El festival wagneriano vino con un Siegmund arrebatador, manteniendo por segundos eternos su invocación a su padre Wolfe, en un derroche teatral y dramático. Demostró su afinidad con Meistersinger y triunfó plenamente con un “In fernem Land” de Lohengrin ya con el público a sus pies. Como propinas de nuevo Siegmund, un, ahora sí, impresionante “Pourquoi me réveiller” de Werther y uno de los Wesendonk Lieder dedicado a Carmen Mateu.  * Fernando SANS RIVIÈRE