Staatsoper
Verdi FALSTAFF
Ambrogio Maestri, Christopher Maltman, Olga Berzsmertna, Jinku Xiahou, Andrea Carroll, Monika Bohinec, Margaret Plummer, Benedikt Kobel, Herwig Pecoraro, Ryan Speedo Green. Dirección: James Conlon. Dirección de escena: David McVicar. 27 de junio de 2018.
 
La Staatsoper recuperó el montaje de David McVicar de Falstaff con Ambrogio Maestri como protagonista © Staatsoper / Ashley Taylor 
En años anteriores era tradicional que la Staatsoper ocupase los meses de septiembre y junio de sus temporadas con sus mejores producciones con grandes cantantes y directores como un estímulo especial para los vieneses y los visitantes extranjeros. Esto ha cambiado con Dominique Meyer, que se limita a ofrecer en tales períodos lo que no pasa de ser las mismas sólidas producciones del resto de la temporada. Además de esto, en algunas de las primeras representaciones se nota la insuficiencia de los ensayos. En el caso de este Falstaff, esta tercera representación de las cuatro previstas tenía sabor a primera en tanto que las dos anteriores ofrecían una orquesta a nivel de ensayo general (Hauptprobe) y una escena como ensayo con todo (Generalprobe). Se ha quedado, pues, en nada la promesa de Meyer hecha al principio de su mandato de que cada función de repertorio tendría como mínimo una semana de ensayos.
La versión escénica de David McVicar se pudo ver por vez primera en diciembre de 2016 (ver ÓPERA ACTUAL 198) y sugiere una atmósfera shakespeariana, aunque no resulta especialmente ingeniosa. Musicalmente la función alcanzó un buen nivel, mejor incluso del esperado. James Conlon, director musical de la Ópera de Los Ángeles que regenta Plácido Domingo, concertó con buen sentido, aportando inspiración y competencia a partes iguales y demostrando una vez más que la última obra de Verdi es ópera de directores. La orquesta de la Staatsoper evidenció un buen estado de forma y tocó con belleza y exactitud.
Solo dos de los solistas repetían de la edición de 2016, un Ambrogio Maestri que es ideal para este papel y Herwig Pecoraro, avispado Bardolfo. El más relevante de los nuevos intérpretes era Christopher Maltman, que debutaba en forma escénica en Viena un Ford que hasta ahora solo había hecho en forma de concierto. El barítono inglés escogió Viena en estos últimos años para sus debuts –Prospero, Onegin, Mandryka, a los que en la próxima temporada añadirá su primer Rigoletto–, y aunque la suya no es una voz estrictamente verdiana convenció aquí por la consistencia del instrumento y la presencia escénica. Olga Berzmertna (Alice Ford), Monika Bohinec (Mrs. Quickly), Margaret Plummer (Meg Page), Jinxu Xiahou (Fenton) y Ryan Speedo Green (Pistola) representaban a las fuerzas del teatro y, aunque sólidos, no pudieron aportar un brillo especial a la velada. Solo Andrea Carroll destacó como Nannetta de bella emisión, y Benedikt Kobel, que pocos días antes había recibido el título honorario de Kasmmersänger, gustó como Doctor Cajus. El coro aportó solidez al resultado final.  * Gerhard OTTINGER