Primavera Barroca
Recital EUGENIA BOIX
Obras de Caldara, Facco y Supriani. Guillermo Turina, violonchelo; Tomoko Matsuoka, clave. Auditorio Príncipe Felipe, 22 de marzo de 2018.
 
La V Primavera Barroca de Oviedo, en colaboración con el Centro Nacional de Difusión Musical, acerca al público la recuperación histórica de obras olvidadas del repertorio. Esto supone sin duda un atractivo fundamental de este ciclo, asentado ya en la capital asturiana, junto con el descubrimiento de los intérpretes españoles y extranjeros de referencia en la música antigua en el Auditorio Príncipe Felipe. La segunda parada de esta quinta edición del circuito barroco supuso una nueva visita de Eugenia Boix, voz imprescindible en las tablas ovetenses, que en esta ocasión recaló con el violonchelista y musicólogo Guillermo Turina y con Tomoko Matsuoka al clave. El trío presentó una selección de recitativos, arias y sonatas para chelo de Antonio Caldara, Giacomo Facco y Franceso Supriani, compositores del barroco italiano relacionados con la corte española en diferentes momentos de su trayectoria profesional.
Así, se escuchó en reestreno una selección del oratorio Il martirio de Santa Catalina de Caldara, en la que Boix mostró su elegancia de canto desde el inicio del programa. En este punto el aria lenta fue de especial belleza, por la apertura vocal y los colores logrados, así como las dos últimas arias “Allegro”, para lucir Boix otro ímpetu vocal, y sobre todo la última página, con líneas prístinas en la flexibilidad de la voz de la soprano. El aria de la cantata ¡Oh, que brillar de aurora tan luciente! de Facco, que incluyó también la primera parte, pareció más incómoda por los saltos de la línea melódica, y sin duda la selección de este autor de la segunda parte del concierto resultó de mayor interés.
De este modo, hay que destacar la selección de recitativos y arias de la cantata Perché vedi ch’io t’amo y, especialmente, la selección de la cantata Quando en el Oriente, ambas del compositor veneciano. En el aria “Bella rosa que reina” de esta última, la conjunción de la voz y el chelo llegó a sus cotas más elevadas. Además, la última página, “Andante” de Facco, con textos en los que la naturaleza y el amor se identifican, resultó delicadísima vocalmente, con matices expresivos que calaron en el público, y el lenguaje más denso del chelo, con una repetición de la primera parte del aria de gran efectividad expresiva. El canto preciosista de Boix lució también en la selección de recitativos y arias de Supriani, a través de su cantata Chi m’invola da te, mio bel tesoro, sobre todo en las frases prolongadas del aria amorosa y la otra página lenta en “Larghetto” que recopiló el programa.  * Diana DÍAZ