Teatro Lirico
Busoni TURANDOT / Puccini SUOR ANGELICA
Gabriele Sagona, Teresa Romano, Enkelejda Shkosa, Timothy Richards, Gocha Abuladze, Vittoria Lai, Filippo Adami, Carlo Checchi; Virginia Tola, Enkelejda Shkosa, Francesca Geretto, Federica Cubeddu. Dirección: Donato Renzetti. Dirección de escena: Denis Krief. 2 de marzo de 2018.
 
Cagliari disfrutó de la Turandot de Ferruccio Busoni © Teatro Lirico 
La inauguración de la temporada del Teatro Lirico de Cagliari tuvo lugar con un díptico que hermana a dos autores casi contemporáneos. Por una parte, Ferruccio Busoni, de formación alemana que de alguna manera le condiciona y que en esta ópera de tinte fabuloso y pensada para un teatro de marionetas se basa en una composición orquestal de raíz sinfónica y trata a las voces como simples instrumentos. El segundo autor es Puccini, que refleja el misticismo conventual con poética eficacia y se adentra en lo cotidiano con la descripción de la inexorable Zia Pincipessa.
Para dar un sentido a ambas óperas Denis Krief, que firmó también escenografía, vestuario y diseño de luces, creó un espacio futurista de fuga en perspectiva para la obra de Busoni y con los mismos elementos obtuvo un ambiente claustrofóbico para el convento. No menos centrada se reveló la dirección musical de Donato Renzetti, que se superó a sí mismo en Puccini, demostrando que, como casi todo el mundo, es más afín a su música que a la de Busoni. Muy buena la aportación de la orquesta así como la del coro, exclusivamente femenino para Puccini, preparado por Donato Sivo.
El reparto tuvo una lucida intervención, empezando por Teresa Romano, una Turandot  muy pronto rendida al apuesto Kalaf de Timothy Richards, condenado a una ímproba tesitura. Muy apreciable la prestación de Enkelejda Shkosa como la confidente y rival de Turandot, Adelma en esta ópera y Princesa en la de Puccini. De las tres máscaras, Trufaldino –el buen tenor Filippo Adami– tiene un papel más trascendental que Pantalone (Daniele Terenzi) y Tartaglia (Carlo Checchi), en tanto que Altoum, aquí un bajo, contaba con la determinante presencia vocal de Gabriele Sagona. Cabe citar aún el Barak del barítono georgiano Gocha Abuladze, a  la Reina de Samarcanda que interpretaba Vittoria Lai –después Sor Osmina– y a Lara Rotili, luego Abadesa en Suor Angelica.
Protagonisla de la obra de Puccini fue la soprano argentina Virginia Tola, que obtuvo un éxito caluroso. Completaban al reparto de esta ópera Francesca Geretto (Celadora), Aurora Faggioli (Maestra de Novicias), Daniela Cappiello (Suor Genovieffa), Federica Cubeddu (Suor Dolcina), Sonia Fortunato (Enfermera), Graziella Ortu, Francesca Zanatta, Beatrice Murtas, Sara Lasio, Loredana Aramu y Caterina D’Angelo.
Como nota final cabe decir que la Turandot de Busoni era ya conocida en Cerdeña gracias a la temporada operística de Sassari de hace unos años, y que de la misma manera que Puccini quería ver representado el Trittico en una sola velada, también Busoni hubiera preferido emparejar a Turandot con su Arlecchino. Peo pocos teatros hoy día se atreverían con semejante riesgo.  * Andrea MERLI