Festival de Abu Dabi
Recital Debora VOIGT - Bechara MOUFARREJ
Obras de Amy Beach, Chaikovsky, Strauss, Ben Moore, Verdi, Rossini, Bolcom y Bernstein. Steven Bailey, piano. Auditorio del Hotel Palace, 15 de marzo de 2018.
 
Deborah Voight y Bechara Mouffarej en Abu Dabi © Festival de Abu Dabi 
 
La primera sorpresa de esta velada dedicada a la ópera en el XV Festival de Abu Dabi (Emiratos Árabes) fue que el gran Auditorio –para más de mil espectadores– del grandioso Hotel Palace estaba completamente vacío, ya que este recital se ofreció de forma muy íntima para poco más de un centenar de invitados. Una velada exclusiva en una ciudad increíble como Abu Dabi, con sus espectaculares rascacielos y el azul de su cielo y su mar. La gran soprano Deborah Voigt presentó un programa dedicado principalmente a compositores estadounidenses, además de una serie de canciones alemanas y rusas. Dio inicio al recital con tres canciones de la compositora Amy Beach, destacando especialmente la primera, The Year’s at the Spring, por su longitud y belleza; en ellas la intérprete demostró su exquisita dicción, un fraseo muy cuidado y un temperamento que le ha dado fama en todo el mundo, muy especialmente en el repertorio operístico alemán, italiano y estadounidense. Dos canciones rusas de Chaikovsky rememoraron sus inicios, cuando ganó el Concurso Internacional de Canto ruso que lleva el nombre del genial compositor en 1988, y que la artista no había vuelto a interpretar desde tan lejana fecha, acompañada aquí con destacado virtuosismo por el pianista Steven Bailey. Para terminar la primera parte interpretó cuatro canciones de Richard Strauss –uno de sus compositores favoritos junto a Wagner–, en las que desgranó toda la belleza de la poesía germánica, destacando la pureza canora e instrumental de “Schlechtes Wetter”, dedicada a una gran nevada que Voigt comentó con el público que no creía que sucedería nunca en los Emiratos.
 
Tras el descanso llegaron cuatro piezas del compositor de su generación y amigo personal de la soprano, Ben Moore, piezas muy cercanas a la artista en las que se mostró muy expresiva y de las que supo entresacar toda la gracia de las mismas. Aún más partido sacó de las dos divertidas piezas de cabaret de William Bolcom, “At the last lousy Moments of Love” y “Toothbrush Time”, que cantó e interpretó de forma genial. Antes de ellas tuvo lugar la presentación del joven tenor libanés Bechara Moufarrej, que interpretó muy sólidamente el aria de La Traviata “De’ miei bollente spiriti”, con un timbre muy apreciable, cuidado fraseo y destacados agudos, aunque con una proyección canora algo justa. Le siguió la conocida canción de Rossini “La danza”, bien matizada y muy completa en las agilidades.
Voigt cerró su actuación con varias canciones de Leonard Bernstein, a cual más emotiva e interesante, especialmente “Piccola serenata” y “So pretty”, cerrando el programa con “Somewhere”, una de las más emotivas piezas de su musical West Side Story. Tras los destacados aplausos del público, puesto en pie, ofrecieron un dúo de la misma obra de Bernstein y, el tenor, nada menos que la popular canción Granada, con notables pronunciación y dicción españolas. La jovial y divertida soprano ofreció una muy divertida canción que acabó acompañando a cuatro manos junto al muy cuidado Steven Bailey.  * Fernando SANS RIVIÈRE