CRÍTICAS

Temporada Alfredo Kraus
Verdi LA FORZA DEL DESTINO
Aquiles Machado, Sae Kyung Rim, Sergey Murzaev, In Sung Sim, Pietro Spagnoli, Belén Elvira,  Jeroboám Tejera, Andrea Gens, Francisco Navarro, Elu Arroyo. Dirección: Sergio Alapont. Dirección de escena: Alfonso Romero. Teatro Pérez Galdós, 24 de febrero de 2018.
 
Sae Kyung Rim y Aquiles Machado protagonizaron La forza del destino en Las Palmas © ACO / Nacho González 
 
Una Forza del destino de homenaje a José Sampedro –histórico directivo de ACO y auténtico erudito en materia operística, recientemente fallecido– sirvió como apertura de la 51ª Temporada de Ópera Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria que organiza los Amigos Canarios de la Ópera. Es este título, sin duda, una obra controvertida: basada en la obra de teatro del español Ángel de Saavedra, duque de Rivas, se construyó en dos versiones con sendos estrenos, siendo la segunda –encargado para La Scala (1869)– la aquí representada. La duda en esta ópera surge de un argumento farragoso con numerosas aristas, fruto del exacerbado romanticismo de la pieza original, que sin embargo Verdi resolvió creando el ambiente de obras de más calado dramático en su carrera.
Es la fatalidad y la no redención el hilo conductor, y en este sentido la propuesta desde la regia de Alfonso Romero sobre la base de un diseño escénico de Carlos Santos es lo mejor del conjunto: un plano único que proyectaba una perspectiva sin fin encuadrada en un enjambre de escaques que sirven para ver cómo se mueven los personajes principales al son de figurantes sin rostro, inermes que parecen dirigir el inexorable destino que los atrapa. La idea, a la que se suma el medido movimiento en escena, es fantástica. La carga dramática de este Verdi de transición se refleja en unos recursos musicales y notable empaque melódico que tiene como consecuencia que algunos de los pasajes –obertura e interludios– sean habituales del repertorio orquestal, sin embargo Sergio Alapont no arrancó del todo la sutileza de sonido que se requería a la OFGC, extraviándose en ocasiones en salidas disímiles en fuerza que no acompañaron adecuadamente al elenco.
Para un cantante esta obra es una trampa de constantes altibajos. Así, Aquiles Machado lució su magnífico timbre por momentos, pero también sufrió por la opacidad que le produce a su voz lírica requerimientos más dramáticos. Sae Kyung Rim fue una Leonora dubitativa al inicio que mejoró aportando ese innegable cuerpo vocal que requiere el papel, aunque en ocasiones desmedido de emisión. La de Sergey Murzaev es una notable voz para Don Carlo, pero con poco refinamiento en matices y legato, mientras que In Sung Sim fue un Padre Guardiano que lució una voz excelentemente proyectada y de recursos, aunque estuvo algo hierático en escena; justo al contrario que Pietro Spagnoli, cuya capacidad actoral como Melitone llenó por sí sola todas sus intervenciones. La mezzo lanzaroteña Belén Elvira aportó a Preziosilla una visión pródiga y de cálida vocalidad. El resto de comprimarios destacaron por su solvencia y ya más que contrastada experiencia en esta cita. Mención aparte merece el Coro de ACO, lúcido y compacto en extremo y con requerimientos interpretativos complejos pero muy bien solventado.  * Agustín AROCHA