Opéra de Lausanne
Lopez, Francis LE CHANTEUR DE MEXICO
Rossy De Palma, José Luis Sola, Rodolphe Briand, Carole Meyer, Frédéric Longbois, Alfredo Gnasso, Shin Iglesias, Béatrice Nani, Laurence Amy, Richard Lahady, Jean-Philippe Clerc. Dirección: Cyril Diederich. Dirección de escena: Emilio Sagi. 29 de diciembre de 2017.
 
José Luis Sola y Rossy de Palma protagonizaron Le chanteur de Mexico en Lausana © Opéra de Lausanne / Alan Humerose 
 
Resulta al menos curioso que en fechas similares y a pocos quilómetros dos teatros de ópera suizos (los de Ginebra y Lausana) programen dos operetas de muy distinto estilo y época y de resultados también muy dispares. La capital olímpica programó la opereta del compositor francés de origen español Francis Lopez Le chanteur de Mexico, esta vez en su original en idioma galo y con un muy feliz resultado. Esta pieza, estrenada en París en 1951, fue llevada al cine posteriormente para gloria del entonces tenor de moda Luis Mariano. Este, vasco (de Irún) afincado en Francia, fue muy popular en su época y prueba de ello son las composiciones que realizaban para él, como este ChanteurEmilio Sagi estrenó su versión en el Châtelet de París en 2006, que difiere argumentalmente un poco de la original y se basa en la película de 1956. Precisamente ese tratamiento del cine de la época –technicolor; monumentales, coloridos y excesivos escenarios; vestuario y pelucas recargados, brillantes y llenos de color; sombreros con fruta a lo Carmen Miranda–es el que ha buscado, con gran éxito, Sagi, consiguiendo un delicioso espectáculo kitsch. Uno casi se imagina viendo los planos cenitales de las coreografías, como se usaba en la época. El montaje quiso exaltar al máximo la grand’operette a través de una maravillosa coproducción del Teatro de La Zarzuela y la Opéra de Lausanne: las distintas escenas cambian rápidamente los decorados, a cual más espectacular, firmados por Daniel Bianco, y cantantes y coro, además de actuar, también danzan junto al cuerpo de baile del teatro madrileño. El espectáculo culminó con una cerrada ovación de más de 20 minutos junto a los habituales, esta vez tres, bises del número final.
Le chanteur de Mexico posee una muy variada orquestación que navega entre estilos muy distintos, desde el swing americano, el mambo o la ranchera hasta la orquestación tradicional. Todo ello debe sonar exactamente en cada uno de esos estilos y no parecido. Ese es el reto principal para la formación y el director de orquesta. Y, felizmente, ese fue el resultado conseguido por Cyril Diederich frente a la Sinfonietta de Lausanne. El coro, también maravilloso, se entregó por completo al exceso de Sagi y participó en todas sus travesuras.
La máxima exponente y eje de la revisión de Sagi para Le chanteur fue Rossy De Palma como diva de cine trasnochada que interpreta a Eva Marschall y La Tornada en ese concepto del metacine / teatro de Sagi. De Palma, de quien ya se conocen sus cualidades para el canto, subyuga por su presencia hipnótica, histriónica, hilarante –qué gran escena la canción de Tornada– y muy suya. A su lado, un competente equipo vocal estuvo encabezado por José Luis Sola como el galán Vincent: el tenor vasco tuvo momentos magníficos, como en “Il est un coin de France”, interpretada aquí en euskera, castellano y francés, y se mostró muy grácil en “Paris d’Haut” o en el conclusivo “Mexico”, aunque sufrió algún desajuste en la afinación de “Acapulco” y la proyección es mejorable. Sola realizó una interpretación muy dulzona, gracias a explorar ese adorable acento español en francés que Mariano también tenía y una teatralidad entre tímida y a lo clásico galán de cine. El resto del reparto fue muy correcto, destacando Carole Meyer (Cricri), Rodolphe Briand (Bilou) o Shin Iglesias (Assistante) con una notoria capacidad teatral.  * Albert GARRIGA