Staatsoper
R. Strauss DAPHNE
Regine Hangler, Janina Baechle, Andreas Schager, Benjamin Bruns, Dan Paul Dumitrescu. Dirección: Simone Young. Dirección de escena: Nicolas Joël. 4 de diciembre de 2017.
 
Regine Hangler (Daphne) y Benjamin Bruns (Leukippos), en Viena © Staatsoper / Michael Pöhn 
 
Esta producción de 2004 transfiere esta Bukolische Tragödie (tragedia bucólica) a una preciosa villa y presenta esta ópera en un acto de Richard Strauss como una especie de oratorio moderno. Poca acción, en consecuencia, y una falta general de tensión. Con todo, la vertiente musical de esta representación, que forma parte de los Strauss Tage (Jornadas Straussianas) con varias óperas del compositor, fue de primer nivel. La orquesta tocó maravillosamente y Simone Young, que ya había dirigido el título aquí en una reposición de 2011, acertó a mostrar los puntos fuertes de la partitura.
El reparto era completamente nuevo en los principales papeles. En la casi incantable parte de Apollo –que hasta ahora había interpretado aquí el malogrado Johan Botha– tuvo un feliz debut con la compañía el tenor austríaco Andreas Schager, que dominó con gran prestancia las dificultades del exigente rol. Regine Hangler fue una muy buena Daphne, quizá no con un exceso de refinamiento pero sí con una emisión juvenil y brillante. Benjamin Bruns mostró una soberbia voz de tenor con algún componente metálico. Janina Baechle y Dan Paul Dumitrescu cantaron muy bien los papeles de Gaea y Peneios, y como pastores y criadas completaron el cuadro Marcus Pelz (en lugar de Gabriel Bermúdez), Wolfram Igor Derntl, Jens Musger, Hans Peter Kammerer, Ileana Tonca y Margaret Plummer* Gernard OTTINGER