Biennale Musica
Raffaele Sargenti LA STESSA BARCA /
Leonardo Marino APNEA /
Ole Hübner OPHEUS MOMENTS
Estreno Absoluto
Markos Trittas Kleovoulou, Natalia Vasyliuk, Pablo Bottinelli, Julia Mihaly, Michael Taylor, Timotheus Maas. Dirección: Flippo Perocco. Dirección de escena: Antonello Pocetti, Alice Lutrario, Fredrike Blum. Teatro Piccolo Arsenale, 7 de octubre de 2017.
 
La Biennale de Venecia volvió a coger el estreno de diversas óperas de pequeño formato © Biennale / Andrea Avezzu 
El festival de música contemporánea de la Bienal de Venecia tiene una ilustre historia y baste recordar que en él tuvo lugar el estreno absoluto de The Rake’s Progress de Stravinsky (1951) y la primera representación en forma escénica del Ángel de fuego de Prokofiev (1955). La ópera, con todo, fue dejada de lado durante muchos años, ya que los músicos de vanguardia la consideraban un residuo del pasado que detestaban. Pero ya hace tiempo que han vuelto a representarse óperas en el festival, buscándose sobre todo ayudar a los jóvenes compositores que quieran acercarse a un género musical que presenta hoy en día grandes problemas de naturaleza artística y práctica. A tal propósito fue creado el Biannale College, que todos los años presenta óperas cortas en su estreno absoluto. Los jóvenes compositores deben someter previamente su proyecto operístico a un jurado y, caso de resultar elegidos, reciben la ayuda de tutores expertos para la realización de sus ideas. Este año los compositores elegidos fueron dos italianos y un alemán.
La stassa barca de Raffaele Sargenti se basa en el drama de tantos desplazados que, huyendo de la guerra y de la pobreza, acaban encontrando la muerte en el Mediterráneo. Sus miedos y esperanzas se expresan en la voz de uno de ellos, el barítono Markos Trittas Kleovoulou, con voz y presencia escénica de gran impacto, y de dos voces femeninas que no encarnan a personajes reales pero que asisten al drama desde fuera y lo comentan. La música es esencial, dura y desprovista de todo sentimentalismo, lo que precisamente aumenta su presencia dramática. No menos esencial se presentaba la puesta en escena de Antonello Pocetti.
Apnea de Leonardo Marino es el delirio en los últimos momentos de su vida de una mujer que se ha suicidado. Un tema difícil de afrontar, que solo en momentos determinados tanto el compositor como la directora escénica Alice Lutrario aciertan a expresar adecuadamente. La protagonista, Natalia Vasyliuk, superó admirablemente el difícil reto.
Orpheus Moments de Ole Hübner empieza con la falsa noticia de un incidente ocurrido al protagonista que impedirá que la ópera pueda ser interpretada de manera regular. Se trata de un expediente ingenioso para justificar el hecho de que el mito de  Orfeo –que figuraba en la primera ópera y por ello puede ser considerado como representativo del mito mismo de la ópera– haya quedado desmontado y sus pedazos vueltos a reunir de modo aparentemente casual, en una babel indescifrable de palabras y música, sin que quede claro si se trata de un juego o de algo más serio. Desconcertante, pero interesante también. La dirección escénica de Friederike Blum logra ser solamente irritante. Encomiable el empeño de los protagonistas Pablo Bottinelli, Julia Mihaly, Michael Taylor y Timotheus Maas en sus respectivas intervenciones. Filippo Perocco demostró hallarse perfectamente cómodo con la música contemporánea. * Mauro MARIANI