OTOÑO LÍRICO
Bellini LA SONNAMBULA
Marina Monzó, Jesús León, Felipe Bou, Eva Tenorio, Pedro Martínez Tapia, Nuria Lorenzo, Pablo Carballido. Dirección: Manuel Coves. Teatro Afundación, V. de Concierto, 8 de octubre de 2017.
 
La sonnambula, en versión de concierto en Vigo © Amigos de la Ópera de Vigo / Ricardo Grobas
 
Por fortuna, continúa la exitosa colaboración entre Amigos de la Ópera de Vigo y la Real Filharmonía de Galicia, fruto de la cual pudo escucharse –dos días antes en Santiago de Compostela– esta obra de Bellini. El director Manuel Coves hizo primar el sosiego y la ausencia de grandes contrastes dinámicos ofreciendo una versión que se adaptó perfectamente tanto a la propia obra como a las características de la espléndida orquesta compostelana, evitando grandes explosiones sonoras, lo que benefició a un contenido lirismo. También facilitó Coves que el joven Coro Gaos coruñés luciera en su sonoridad actual, predominantemente blanca y abierta ante la carencia de suficientes voces graves en su composición.
 
Esa homogénea placidez discursiva reinante, que parecía preservar el sueño de Amina, propició que su protagonista, la soprano valenciana Marina Monzó, triunfase rotundamente, evidenciando ser algo más que una incipiente promesa por su elegancia, economía de gestos, calidad vocal, seguridad y prestancia escénica; su “Ah!, non credea mirarti” fue todo un deleite. Junto a ella, el tenor mexicano Jesús León escenificó a un comedido Elvino de noble madera tenoril y delicada línea belcantista, que gustó pese a mostrar unos agudos un tanto estrechos. Contribuyó al buen desarrollo de la función el siempre eficaz bajo Felipe Bou como un comprensivo y amable Conde Rodolfo, que sirvió de eje a la trama argumental del conjunto. También con total corrección y dentro de la equilibrada línea discursiva impuesta por el director actuó el tenor Pablo Carballido como Notario, mientras que fue la Teresa de la mezzosoprano viguesa Nuria Lorenzo la única de los intérpretes que comunicó con ademán más apasionado.
 
Aun reconociendo la voluntad y buen hacer actoral de la sevillana Eva Tenorio y del coruñés Pedro Martínez Tapia, ambos evidenciaron carencias: la soprano no pudo en muchos momentos con las enormes dificultades técnicas que implica el personaje de Lisa, especialmente en las agilidades, mientras que el barítono resultó inaudible ante coro y orquesta, dada su escasa proyección. Con todo, la función fue sumamente placentera, tal y como el público recompensó puesto en pie con largos aplausos.  * Carmelo ARRIBAS