Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera
Sorozábal LA TABERNERA DEL PUERTO
Tina Gorina, Alberto Arrabal, Igor Peral, Carlos London, Itsaso Loinaz, Rafael Álvarez de Luna, Amelia Font, Karmelo Peña, Isidro Anaya, Jesús Ortega, Pedro Ruiz. Dirección: José Antonio Irastorza. Dirección de escena: Antonio Ramallo. Teatro Gayarre, 23 de septiembre de 2017.
 
Alberto Arrabal, en La tabernera del puerto
 
La Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera de Navarra (AGAO), con la colaboración del Teatro Gayarre, inauguró su temporada de una forma muy modesta recurriendo a elementos que deberían estar ya olvidados. Una puesta en escena como esta provoca que vuelvan al recuerdo tiempos pretéritos en los que la escasez de medios no daba lugar a otra alternativa. Sin embargo, los avances tecnológicos unidos a una inteligente imaginación hacen que hoy en día se pueda defender una representación con dignidad sin grandes recursos.
La parte musical tampoco estuvo sobrada de medios aunque hubo algún rayo de luz que hizo sonreír al público. La voz de la soprano Tina Gorina resultó insuficiente y corta para abordar el papel de Marola, que pide un lirismo pleno con seguridad en la zona aguda. El tenor estellés Igor Peral demostró capacidad y recursos para abordar la parte de Leandro, aunque resultara un tanto monótono y mostrara carencias en su desenvoltura en escena. La parte de Juan de Eguía fue interpretada por el barítono Alberto Arrabal, que demostró conocer su parte, a la que añadió la poco escuchada romanza del segundo acto, con una voz que en algún momento sonó algo forzada. Carlos London puso de manifiesto su larga trayectoria interpretando a Simpson, ofreciendo la mejor interpretación del personaje aunque ya la voz acuse cansancio y sonara opaca en algunos momentos. A la debutante local Itsaso Loinaz cabe otorgarle el mérito de haber evitado caer en la cursilería a la que se suele recurrir para interpretar a Abel. Los papeles cómicos a cargo de Rafael Álvarez de Luna y Amelia Font fueron, de largo, lo más redondo y conseguido de la función.
José María Irastorza dirigió a una reducida Orquesta Luis Mariano e hizo lo que pudo para conseguir un mayor ajuste entre foso y escena. El reducido coro de AGAO no tuvo una de sus mejores noches.  * Alberto OSÁCAR