OPINIÓN

 
Fernando SANS RIVIÈRE
ÓPERA ACTUAL 215
(JULIO-AGOSTO 2018)
 
El nuevo ministro de Cultura, José Guirao, apuesta por reformar el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). Ha tomado esta decisión tras anunciar que anulará el Real Decreto que comenzaba el proceso de fusión del Teatro Real y el Teatro de La Zarzuela bajo una única Fundación. Los motivos aludidos son las incertidumbres laborales, jurídicas, técnicas y operativas que implicaba dicha fusión en relación con la subrogación de los trabajadores, además de no contar con un proyecto claro y consensuado en la defensa y promoción del género zarzuelístico y del coliseo de calle Jovella­nos. Pero Guirao, tras reunirse con todas las partes, ha entendido que el funcionamiento del Teatro de La Zarzuela, dependiente directamente del Inaem, no es el idóneo. A ello se suman las recientes críticas de Antonio Moral en su despedida del CNDM por la rigidez que supone trabajar en temporadas musicales formando parte de la administración española. Todo ello ha supuesto que el nuevo ministro haya anunciado que pretende cambiar la gestión del Inaem, adaptarla a la naturaleza de sus actividades y potenciar su labor de difusión nacional e internacional de las artes escénicas y musicales.
Desde esta tribuna hemos defendido la fusión de ambos escenarios madrileños al entender que podría ser el espaldarazo que necesitaba el Teatro de La Zarzuela para modernizarse y equipararse a los grandes centros líricos españoles. Hablamos de un coliseo que debe ser referente mundial del género castizo y muy especialmente del zazuelístico y, sobre todo, que debe difundir sus espectáculos con retransmisiones en radio, televisión, streaming o en cines, además de crear una colección de grabaciones de referencia mundial con los mejores artistas españoles, hispanos e internacionales. Esperemos que la propuesta de reforma del Inaem vaya en serio, que la corta legislatura del nuevo Gobierno sea suficiente para ello y que no acabe siendo una excusa para derogar una fusión que había puesto en pie de guerra a la plantilla de La Zarzuela, a sindicatos y a un segmento del público. Al teatro y al género les deseamos lo mejor, ya que entendemos que la tarea es compleja y vital para el futuro de la lírica española.
Queremos destacar también el anuncio oficial de Ópera XXI, la Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera en España, de la creación de los Premios Ópera XXI, una vez publicadas sus bases en el BOE y anunciado un jurado que abarca a cantantes, musicólogos, críticos o periodistas como Ana María Sánchez, Begoña Lolo, Jaume Radigales, Gonzalo Alonso, Juan Ángel Vela del Campo, Pablo Meléndez-Haddad o Ramon Gener, así como el presidente y secretario de la asociación Francisco Potenciano y Oriol Aguilà, además de quien firma estas líneas. Unos galardones que nacen para convertirse en un referente de la lírica en España como lo fueron los añorados Premios Líricos Teatro Campoamor.
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00