ENTREVISTAS

 Festival de Granada / José LBORNOZ
 
De los sentidos para los sentidos. Este es el lema elegido por el director de orquesta Pablo Heras-Casado para su primera programación como director del Festival de Granada, una declaración de principios para una nueva etapa que el 22 de junio inaugura el propio Heras-Casado dirigiendo un concierto dedicado a Debussy en el centenario de su muerte.
 
Lourdes MORGADES
ÓPERA ACTUAL 214
(JUNIO 2018)
 
 
Pese a haber nacido en Granada hace 40 años, Pablo Heras-Casado nunca soñó con ser director del Festival de su ciudad, pero ahora que lo es, reconoce que ser granadino añade mayor responsabilidad al cargo, porque, dice, “se espera más de mí” que si hubiera nacido en otro lugar. Heras-Casado, Premio ÓPERA ACTUAL 2014 y principal director invitado del Teatro Real de Madrid, quizá por ello se ha impuesto el reto de proyectar al mundo el Festival, porque dice que hace unos años se dio cuenta de que era muy desconocido incluso entre los artistas. “Algo va mal si un festival con la historia y el nivel del de Granada no lo conocemos ni nosotros mismos”, afirmó a ÓPERA ACTUAL. “Cuando tienes algo fantástico debes darlo a conocer y defenderlo. Por eso hemos presentado el festival en Nueva York, Madrid y París. Hay que empezar a explicar el Festival de Granada y darle una dimensión global”.
 
 
Ópera Actual: Este 67º Festival, que se celebrará hasta el 8 de julio, es su primera edición como director. ¿Qué ofrece de nuevo?
Pablo HERAS-CASADO:No trato­ de ofrecer nada nuevo, porque el Festival de Granada ya es una realidad por su historia y tradición y no hay que inventar nada. Lo que quiero hacer a través del Festival es establecer argumentos y diálogos entre la realidad musical y cultural actual con la del propio Festival y hacerlo no solo de sus 67 años de historia, sino también de la tradición de conciertos de música clásica en Granada, que se remontan a 1883, de la que el Festival es una consecuencia. Son 135 años de historia de conciertos en La Alhambra, donde se programaba música de todo tipo, con mucho Wagner, Beethoven y música de compositores vivos. Lo que quiero, por una cuestión de responsabilidad, es contar a través del Festival de Granada una historia cultural única.
 
 
Ó. A.: ¿Y cómo se traduce eso en la programación de este año?
P. H.-C.: En esta primera edición bajo mi dirección, Debussy tiene un papel importante con motivo del centenario de su muerte, pero lo cuento desde la perspectiva de Granada. Debussy tuvo relación con Falla, soñó Granada, compuso pensando en La Alhambra. Explicar cómo Granada ha sido siempre un deseo, una meta, un lugar de peregrinaje artístico, por su exotismo, porque ha sido cruce de culturas, y cómo Debussy y Ravel proyectaban en La Alhambra, en Granada, esa estética. Contar a través del programa de un festival este tipo de relación es lo que me interesa y, en este sentido, esto es lo nuevo. Es simplemente beber de las fuentes y contar eso a través de los artistas más interesantes.
 
Ó. P.: Autoreferenciar el Festival. ¿Esta será la línea que va a seguir?
P. H.-C.: Si un festival no cuenta nada, si lo puedes sacar de Granada y ponerlo en Múnich, Dortmund o la Provenza francesa, no es más que una secuencia de artistas interesantes que podría ser la programación de cualquier festival del mundo. El Festival de Granada es un evento muy enraizado en una cultural local, pero a la vez es universal, donde gente como Manuel de Falla, Ignacio Zuloaga, Santiago Rusiñol o Federico García Lorca estuvieron y ayudaron a formar esa modernidad cultural que identifica a Granada y de la que surgió un festival que también incluyó el flamenco entre las formas de arte. Eso es lo que debemos contar y es lo que más me apasiona de este Festival, más que las obras de repertorio y los artistas interesantes.
 
 
 
Ó. A.: Pero eso obliga a hacer conciertos a medida.
P. H.-C.: Por supuesto, y eso es una dificultad, pero es apasionante. En esta primera edición que dirijo, más del 90 por cien de los programas están hechos a medida y eso no necesariamente encarece la programación, pero sí la hace más compleja, porque hay que discutir con cada artista o grupo un programa a la carta, pero hacerlo así es más rico artísticamente. A priori muchos pueden pensar que es más fácil comprar artistas en gira, programas ya hechos, pero no es cierto. Es una cuestión de diálogo, hablar directamente con el artista, y sobre los presupuestos siempre se puede llegar a acuerdos.
 
Ó. A.: ¿Es una ventaja a la hora de gestionar el Festival que usted sea un director de orquesta internacional?
P. H.-C.: Ciertamente, mis contactos son una ventaja, porque en muchos casos me he ahorrado el intermediario. Prácticamente conozco a todos los artistas que pasarán por el Festival, a excepción de la parte de danza, que conozco a menos gente que en el mundo de la música. Cuando hablas de artista a artista, el diálogo que se establece es diferente. Me ocurre a mí cuando alguien me propone un programa interesante, insisto a mi mánager y a mi orquesta que el proyecto merece la pena. La relación que se establece es muy diferente a la relación mercantil a través de una agencia.
 
Ó. A.: El Festival de Granada ha programado ópera y zarzuela de vez en cuando. ¿Qué papel quiere que juegue la lírica en el Festival?
P. H.-C.: No contamos con un escenario adecuado para ópera, y pese a ello se han hecho cosas muy interesantes en las últimas décadas, pero no es un género que forme parte de la tradición del Festival. No me obsesiona que cada año haya ópera en la programación, me interesa que cuando se haga sea porque es un proyecto interesante y case con la temática del Festival de ese año.
 
Ó. A.: Acaba de dirigir Die Soldaten en el Teatro Real de Madrid. ¿Cuáles son sus próximos compromisos operísticos?
P. H.-C.: El 8 de septiembre dirigiré en el Concertgebouw de Ámsterdam una versión en concierto de Boris Godunov con la Orquesta Filarmónica de la Radio holandesa. Es mi primera ópera del repertorio ruso. Y la próxima temporada me concentraré en un único gran proyecto, el prólogo de la Tetralogía wagneriana que dirigiré a partir del 17 de enero en el Teatro Real.
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00