EN PORTADA

Diseño informático de una escena de la producción de Lakmé con dirección de escena de Davide Livermore (abajo).  A la izquierda, la principal escalera de acceso a la sala principal de la ROH de Mascate 
 
La coproducción del coliseo de Mascate de la ópera de Délibes viajará a los cinco continentes. la Royal Opera House de Mascate lidera un proyecto pionero de coproducción a nivel mundial. lo hace con la ópera orientalizante de Délibes en la que están implicados teatros de los cinco continentes: Mascate, Los Ángeles, Verona, Génova, Roma, El Cairo, Astaná, Pekín y Sídney.
 
Fernando SANS RIVIÈRE
ÓPERA ACTUAL 216
(SEPTIEMBRE 2018)
 
 
El director de escena turinés Davide Livermore comentaba en una entrevista en exclusiva a ÓPERA ACTUAL cómo se ha planteado este encargo de la Royal Opera House de Mascate (ROHM), en el Sultanato de Omán, y de varios teatros de cinco continentes. “En primer lugar quiero dejar claro que la idea de coproducir Lakmé con teatros de los cinco continentes vino del director general y artístico de la ROHM, Umberto Fanni, quien la ha negociado con casi una decena de directores artísticos de América, Asia, Europa, África y Australia”. Livermore destaca que “Lakmé es una ópera perfecta por varios motivos para este proyecto multicultural, comenzando por la estrecha relación de este título de Délibes con la cultura omaní y la Península Arábica, ya que se trata de una zona que tradicionalmente han sido un cruce de culturas ante las aguas cálidas del Golfo Pérsico con una presencia dominante del Imperio Británico. El libreto refleja la relación de un inglés y una india, un melting pot de culturas y almas. El gran reto como director de escena es imaginar una producción que sea comprendida en todo el mundo, una misma propuesta escénica y de diseño para todos los públicos que la verán. Tenemos que estar atentos a la música y a la sensibilidad visual para crear algo emocionante y con un trasfondo histórico verdadero. Tenemos dos culturas, dos sociedades que aparecen en la obra y que se van a encontrar con dolor y amor al mismo tiempo. Lo que me encanta de esta ópera es que explica la belleza del encuentro de dos sociedades, que siempre puede pasar por dolor y sangre, pero al final hay siempre algo más fuerte, más grande que la intolerancia o la incomprensión que es la vida misma. En este caso la música sugiere que todos somos hermanos hechos de la misma luz de las estrellas”.
 
 
El regista destaca a la ROHM como “un faro de luz en la cultura mundial, una institución, un Sultán y un pueblo que apuestan por la cultura y la ópera como un punto común de educación en la sociedad. Y topamos con el gran problema de la actual sociedad occidental, que cree que la ópera es un entretenimiento como cualquier otro. Esto no funciona así. La Traviata o La pietà de Miguel Ángel son talismanes artísticos vivientes que necesitan de las almas de un público, configurando el verdadero desarrollo del alma de la sociedad. Como lo hace el teatro de prosa, el ballet o los museos, que hablan con la gente y hacen que tengamos una sociedad mejor. Por ello siempre tengo una duda acerca de los políticos europeos, –hablo en general y por ello no soy justo–, pero mi sospecha es que no tienen el nivel para hablar a una sociedad que tiene unos valores importantes conseguidos mediante la cultura”.
Esta Lakmé forma parte de la temporada 2018-19 de la ROHM que se inicia este mes con mucho sabor hispano. Levanta el telón Fuego, un espectá­culo de flamenco creado por Antonio Gades con escenografía de Carlos Saura al que seguirán dos galas de zarzuela lideradas por Plácido Domingo junto a la soprano puertorriqueña Ana María Martínez y al tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz. Una propuesta dirigida por el valenciano Jordi Bernàcer al frente de la Orquesta de la Fondazione Arena di Verona donde se estrenó el espectáculo con gran éxito de público y crítica.
 
El príncipe Ígor que inaugurará la temporada de Mascate en la versión del Teatro Mariinsky de San Peterburgo, que es una renovación de la puesta en escena clásica de 1954 de Evgeni Sokovnin y que en Omán dirigirá Valery Gergiev
 
De los siete títulos líricos programados por Umberto Fanni para este curso, Lakmé es sin duda el estreno más esperado al tratarse, como se ha dicho, de una gran coproducción internacional. La ópera de Délibes se podrá ver en Mascate los días 28, 29 y 30 de marzo de 2019 con dirección musical de Jordi Bernàcer al frente de la Orquesta y Coro del Teatro Carlo Felice de Génova contando con la mexicana Karen Gardeazabal –proveniente del Centre de Perfeccionament de Plácido Domingo en Valencia– junto al pujante tenor ruso Sergey Romanovsky y a la mezzosoprano italiana Raffaella Lupinacci.
Antes, el inicio del curso operístico vendrá de la mano de Valery Gergiev y el Teatro Mariinsky de San Peterburgo que ofrecerá, el 27 y 29 de este mes, la ópera de Borodin El príncipe Ígor en una recreación de la producción de Evgeni Sokovnin (1954) que se ofrece actualmente en San Petersburgo y contando con algunos de los mejores artistas del coliseo ruso. Le seguirá (29 y 30/XI) la opereta de Johann Strauss Una noche en Venecia en una coproducción de la Ópera de Lyon, la ROH de Mascate y la Ópera de Graz. El director musical será Daniele Rustioni frente a la Orquesta y Coro de la Ópera de Lyon.
Ya en 2019, llegará el turno de la primera ópera italiana de la tamporada, Madama Butterfly de Puccini nada menos que en la producción del Festival Castell de Peralada y la Deutsche Oper am Rhein encargada a Joan Anton Rechi. La propuesta llegará a Omán con la dirección musical de Marco Armiliato al frente de una de las orquestas habituales en el foso de la temporada bilbaína de ABAO-OLBE y del Coro Intermezzo, con Maria José Siri como protagonista junto al tenor Roberto Aronica (Pinkerton), al barítono George Gagnidze (Sharples) y a la Suzuky de la mezzosoprano Veronica Simeoni (17 y 19/I).
 
Imagen de la producción de La Traviata para la Ópera de Los Ángeles con direccción de escena de Marta Domingo. En la imagen aparecen Plácido Domingo, Arturo Chacón-Cruz y Nino Machaidze, que en Omán será sustituida por Kristina Mkhitaryan.
 
Durante el mes de febrero la ROHM ofrecerá tres funciones de La Traviata en la lujosa producción de Marta Domingo para la Ópera de Los Ángeles, que contará una vez más con el propio Plácido Domingo entre sus intérpretes, que volverá a Mascate para encarnar en dos funciones a Giorgio Germont y como director musical de la tercera frente a la Orquesta y Coro del Teatro Massimo de Palermo (6, 8 y 10/II). En el reparto­ estarán algunos de los ganadores del concurso Operalia que preside el artista madrileño, como la soprano rusa Kristina Mkhitaryan –que algunos críticos británicos han comparado por su voz a Anna Netrebko en su juventud– que ha  cantado la misma ópera en Glyndebourne (2017), además del tenor Arturo Chacón-Cruz.
Los días 7 y 8 de marzo llegará a Omán la farsa cómica en un acto La scala di seta de Rossini en la divertida producción de Damiano Michieletto para el Festival  de Pésaro que este año también se ha ofrecido en la Ópera de Zúrich, con dirección musical del mexicano Iván López Reynoso frente­ a la Orquestra Sinfónica Gioachino Rossi­ni contando con un reparto de jóve­nes intérpretes rossinianos.
 
 
Una Ópera arabe 
 
Finalmente, Umberto Fanni­ ha programado para el 3 y 4 de mayo la primera ópera árabe que se presentará en la ROHM. Se trata de Antar y Abla, del compositor y director libanés Maroun Rahi, fundador de la Ópera del Líbano, quien tuvo la idea de crear una ópera con libreto en lengua árabe y música sinfónica con melodías e intrumentos tradicionales. Para ello escogió un poema legendario de la época medieval de esa cultura, donde en tiempos de conflicto con enemigos peligrosos el antiguo esclavo Antar triunfa en la batalla y se enamora de Abla, una princesa. La obra se estrenó con éxito en El Líbano en 2017.
En cuanto al resto de la amplia y variada temporada de la ROHM, un año más habrá diversos recitales y conciertos líricos (ver recuadro inferior); además de los espectáculos de flamenco y zarzuela que inician la temporada, se anuncian diversas propuestas de ballet: La bayadère con música de Ludwig Minkus con coreografía de Marius Petipa (del 11 al 13/X) a cargo del Ballet de Tokio. Le seguirá La bella durmiente, del 8 al 10 de noviembre, con el ballet del Estado de Georgia y otra representación del mismo ballet de Chaikovsky pero en versión de las famosísimas marionetas de Carlo Colla (8/XII). También podrá verse el estreno mundial de un nuevo ballet, La paloma del anillo, encargado por la ROHM al pintor y compositor armenio-egipcio Hrant Minas Keshishianno; la obra está basada en la antigua historia de Kalila y Dimna, que cuenta con un entrañable elenco de personajes: un cuervo, una bandada de palomas y su reina –la paloma del anillo–, una rata, una tortuga y una gacela. Uno por uno, los personajes se hacen amigos y con cada nuevo amigo se realiza un baile (12 y 13/IV).
 
La ópera árabe Antar y Abla de Maroun Rahi en su estreno mundial en Beirut (2016) / La opereta de Strauss Una noche en Venecia en la producción de la Ópera de Lyon
 
Otros espectáculos de muy distintas procedencias y culturas se agrupan en esta nueva temporada, desde Namaste India dedicado a la música y al baile al estilo Bollywood (4 y 5/X), el concierto en homenaje al día de la mujer omaní con la Orquesta de cámara femenina de la ROH de Omán (17/X), el concierto anual de las bandas militares de Omán en la plaza exterior del teatro (1 a 3/XI) y un espectáculo sorprendente como es Ópera sobre hielo en el que participa el acreditado barítono austríaco Markus Werba junto a los medallistas olímpicos de patinaje artístico Meryl Davis y Charlie White en un fantástico espectaculo de ópera, baile y acrobacias sobre hielo.
La ROHM programa además varios proyectos educativos como los conciertos del Quinteto de viento Papageno dedicados a enseñar a la joven audiencia omaní sus diferentes instrumentos y sus muchas particularidades, sin olvidar diversos espectáculos de música actual de artistas venidos de todo el mundo –con preeminencia del ámbito árabe–, desde Zucchero a la cantante de jazz-soul Sarah Jane Morris o la intérprete de fado Claudia Aurora, incluyendo a estrellas de la música cubana como Chucho Valdés y, especialmente, de músicas de raíz árabe, como el carismático cantautor libanés Wael Kfoury, la kuwaití Nawal El Kuwaitia, la siria Mayada Al Henawi, la egipcia Reham Abdel Hakim y el legendario y superventas Kadim Al Sahir, junto a otros artistas locales.
 
 
Sueño consolidado
 
 
 
El director general y artístico de la Royal Opera House de Mascate, Umberto Fanni, destacó esta nueva temporada 2018-19 como la primera con un proyecto de producción propia a nivel mundial con esa Lakmé producida y estrenada en Omán que viajará posteriormente a los cinco continentes. El proyecto casa perfectamente con el espíritu de este teatro que tras siete años de andadura irá apostando por ser productor o coproductor de sus espectáculos a medida que el personal del coliseo, un setenta por ciento omaní, vaya profesionalizándose y siendo capaz de nuevos retos. De los 69 espectáculos de esta nueva temporada –entre septiembre de este año y mayo de 2019– encontramos además de esta Lakmé mundial, otros seis títulos líricos que van de Madama Butterfly a La Traviata y numerosos conciertos y recitales, contando para ello con grandes artistas consagrados como Valery Gergiev, Plácido Domingo, Emmanuel Villaume, Juan Diego Flórez, Vittorio Grigòlo o jóvenes promesas que sin duda alguna son el futuro del género; muchos de ellos actuarán en conciertos o completando los repartos operísticos. En esta ámbito destacan Arturo Chacón-Cruz, Kristina Mkhitaryan o Maria Mudryak, a quienes se unen varios directores españoles de importante carrera como Jordi Bernàcer y Guillermo García-Calvo, además de batutas internacionales en ascenso como Vasily Petrenko, Iván López Reynoso, Daniele Rustioni. La temporada también ofrece la primera ópera árabe, Antar y Abla de Maroun Rahi, y grandes espectáculos de ballet con un estreno absoluto, La paloma del anillo del famoso artista y compositor Hrant Minas. Además de numerosos conciertos de música árabe, pop o folk. Hay que destacar el importante aumento del público de las dos últimas temporadas, pasando del 60 al 94 por cien de ocupación en el curso 2017-18.
 
 
Conciertos y recitales
 
 
Los grandes artistas líricos aprovechan sus giras mundiales para ofrecer nuevos espectáculos, repertorios o para presentar a jóvenes cantantes internacionales. Es el caso del tenor peruano Juan Diego Flórez, que en Omán presentará un programa muy especial junto a la soprano egipcia Fatma Said contando con la Orquesta de la Ópera de Hungría y el español Guillermo García Calvo en el podio (25/X). El director ruso Valery Gergiev dirigirá la Orquesta del Mariinsky en un concierto dedicado a Prokofiev con El pájaro de fuego y la cantanta Alexander Nevsky (28/IX). El tenor italiano Vittorio Grigòlo ofrecerá una velada junto a la joven soprano de Kazajistán Maria Mudryak (Operalia 2017) y el pianista Arseny Tarasevich-Nikolaev, todos acompañados por la Orquesta Filarmónica de Zagreb (30/XII). La soprano Kristine Opolais, en cambio, ofrecerá un programa operístico en solitario junto a la European Union Youth Orchestra, con dirección musical de Vasily Petrenko (18/IV). La mezzosoprano Bernarda Fink participará en la Sinfonía Nº 3 de Mahler con la Orquesta Filarmónica Eslovaca dirigida por Emmanuel Villaume (4/IV). La española Lucero Tena ofrecerá un espectáculo dedicado a las castañuelas y al violín gracias a la participación del joven y ya famoso instrumentista italiano de 18 años Giovanni Andrea Zanon, junto a la Orquesta de la Accademia Teatro alla Scala dirigida por el español Óliver Díaz. (21/II). Quines hayan visitado la ROH de Mascate saben de la colección de instrumentos del Sultán Qabus bin Said al Said, ya que parte de la misma está distribuida por el teatro, entre los que destaca el gran órgano de pared del escenario con el que, nuevamente, se ofrecerá un gran concierto (24/II).
 
Kristine Opolais  /  Valery Gergiev 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00